miércoles, 11 de junio de 2014

Pensé

Pensé

 
Pensé que para que el aire
se vuelva pronto,
yo debiera procurarte sin tiempo,
que mis noches, días y silencios
se resumieran en lo que por ti siento,
que tu nombre yo no pueda olvidar,

pensé que de tus fotos
yo pudiera quedarme con una,
y te dibujé a mi lado,
y me dormí deseando tu abrigo en el viejo sillón.

Pensé y me encontré
en ti pensando,
y por un momento mis ojos
pudieron tomarte entre mis brazos,
y todo fue mirarte quedándome en ti,

pensé que para que tus labios
pudieran volverse mi boca,
yo tendría que preguntarme que sería de mí sin ti
el resto de mi vida,
y desde entonces camino sin mirar atrás,
es que te quiero sin vacilar,
te quiero, te quiero.

Pensé que era tu voz,
pero me encontré con un reflejo del sol entre la lluvia,
y supe que mi espacio estaba lleno de papeles
y en cada uno tus letras,
"te amo",
"te deseo",
"te extraño",
"te necesito",
¡tú sabes que me encantan esos gestos!,

pensé que mi mano entendería
y me devolvió un poema de amor,
unas palabras que dejaban mi oído pegado a tu orilla,
y el azar fue tan inmenso como cuidado,
y una fuerza nos hace todavía
ingénuos ante los abismos,
y más allá.

Pensé que defenderte
era crear contigo un principio,
y comprendí que el amor también es
encontrarnos tú y yo en un puente,
a veces andando de un lado, de otro,
a veces sin una cita precisa,
y bajo nuestro un río deformando las formas,

pensé que el amor podía reducirse a un racimo,
una sola gota azul, pero constante,
derrumbando muros,
y entonces tu nombre se vino mis iniciales,
como el viento,
como una tierra sin final y
juntos hasta las raíces.

Pensé que pensar en ti
era simplemente amarte,

¡tú y yo no tenemos que simplemente amarnos,
con amarnos es suficiente!

T de S
MRGC
Namaste