sábado, 28 de junio de 2014

Hueles a comienzo

Hueles a comienzo

 
Dejemos a nuestro
silencio hablar
y de miradas se entienda,
dejemos que los ojos
dialoguen preguntándole al corazón,
rompiendo las dudas,
dejemos que el día sea tan bello
que no pueda mentir,
y la noche nos encuentre juntos,
en un mismo suspiro,

¡me gusta mirarte,
hueles a comienzo!

Hueles a bosque,
a tarde húmeda savia de viento,
a entraña pura de alma
cuando mis ojos se cierran,
hueles a poesía,
brisa llena de ternura y de pasión,
y mi presencia a tu lado,
y mis ansiosas manos
y mis caricias
y mis labios en los tuyos,

¡me gusta pensarte
cuando confirmas lo grande de mi sentimiento!

Hueles a fuerza y compañía,
a la misma hora diaria
en que tu cuerpo llega y yo
muero por tenerte,
hueles a esa parte que es apenas mi mitad
y me conmueves,
y sabes amor
a ese abrazo y candor,
a que seas posible,

¿has comido?,
cuando en realidad me preguntas si estoy bien,
¿tienes abrigo?,
y quieres saber si hoy trabajaré hasta tarde,
¿estás cansado?,
sé que quieres esperarme
y tu cabeza en mi pecho y tus palabras,
¡te amo!

Eres muy parecida a mí
cuando yo estoy tranquilo,
tu mirar es tranquilo,
tus labios son tranquilos,
y entonces hueles a esa flor que es hembra,
y crezco dulce desde tu vientre,
y te beso lleno de ti,
como si pudiera guardarte en pedazos
y te sacara de uno en uno
de mis bolsillos,

¡hueles a comienzo,
tú haces que yo pueda encontrarme con quien amo!

Hueles a dosis precisa
y debajo de mi almohada,
a gota de agua
y a ese amor que es silencio,
hueles,
¡pídeme el asombro!,
¡pídeme que despierte!,
¡levántame!,
estar en todas partes es amarte,

¡hueles a comienzo,
de urgencia mía,
de nosotros!

No hay más que escribir de ti,
derramándome,
hueles, o mejor dicho,
TE AMO.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Copyright © Todos los derechos reservados

Namaste