jueves, 5 de junio de 2014

Carta a ti

Carta a ti

 
Tandil,
una mañana soleada de Junio,
hace frío y pienso en ti.

Quiero contarte que
me gusta oir
que me descubres,
que mis manos no
dejan de quererte
cuando una vieja canción
me trae tu nombre,

quiero que sepas que mis noches
se parecen a ti por alguna razón,
que dormitando me
causas en las sombras,
y entre dos parecen no importar las cosas,
tan sólo un cobertor y aquellas
hermosas palabras de siempre.

¡Entiende!,
no es frecuente que yo le discuta
al universo mi derecho a goce,
pero es por ti que mi espalda desnuda espera,
por ti que este amor es diferente desde el principio,
¡nunca es demasiado el viento!,
tú y yo somos el mismo instante.

Es cierto,
a veces mi puerta no estuvo del todo abierta,
incluso mis ventanas no supieron invitar a tu voz
mirándome a los ojos,
sin embargo hoy te pienso,
escribiéndote en versos
cayendo en ti con mi propio peso.

He aquí mi emoción viajera,
y mi corazón otrora mío y ahora más tuyo,
¡estoy aprendiéndote escalando tus latidos!,
como esa rosa que se abre a tiempo del rocío,
como ese mar valiente que ingenuo llega,
no diré nunca que no te amo, diré ...
¡soy culpable de soñar contigo!

Quiero me escuches cuando digo te quiero,
cuando mis brazos te comprenden
para que tus caídas duelan menos,
quiero que en mis ojos conviertas tus días,
que en mis días sigas tu camino,
que murmures que me extrañas,
que eres tú quien nace como un fruto, que el amor es eso.

Esta carta es para ti,
para que dejes en mí tu cicatriz,
y aunque mojada y en deshoje permanente,
me ames con un amor grande y muy largo,
un amor que no se parezca a nada pero que viva sediento,
que coseche momentos,
y tú la mujer más bella y yo, la osadía de vernos envejecer.

Esta carta es para ti
imaginando que te escribo,
que tu cuerpo respiro diciéndote en mis pensamientos,

¡esta carta es para ser tú!

T de S
MRGC
Namaste