viernes, 20 de junio de 2014

Cada día

Cada día

 
Cada día,
cada palabra que escribo
como si el viento girara,
cada sentirte como el rocío,
que guarda para mí cada noche
su lluvia de estrellas,
cada entonces y saber que soy el mismo
desde tus ojos a mis besos,

cada río que se obstina
en el amor y en el olvido.

Cada día,
cada tiempo en que las horas
son como un faro,
como si el deseo no tuviese muros,
cada vez que mi cuerpo trenzo con versos,
que me condeno a tus manos,
que viro con pasión,
que agita mi corazón,

cada amor que me vuelve a amar
cuando tú me miras.

Cada día,
cada vez que vengo de tus brazos
y mis ojos son una quietud en una hoja,
una sola hoja que prevalece
cuando me canso de ser hombre
y quisiera me rescates,

de los papeles caídos
que están más blancos que de costumbre,
de los libros que esperan demandas cenicientas,
del agua de tu nombre que a mi huerta hace camino,

cada día corro sin meditar en mis pasos,
cada día y sin embargo,

eres labios y te beso,
eres sueño y me respondes,
cada día te amo como un junco que emerge.

Cada día
tengo un día cualquiera
y me visto imprevisto de aire,
con un sonido de gotas,
con horas sin lugar,

mientras me quedo para que tú me oigas,
y me enredo, para que me descubras,
y me silencio para que me trepes,
llenándome todo,

todo lo que quiero,
sin nada decirte,
todo lo que amarro
pidiéndote me ames,
lo que sigo
siguiéndote hasta tu boca,

todo,
y cuando digo todo
digo cada día,
como toda tú
aquí en mi alma.

Cada día, siempre,
como Don Pablo Neruda,
"se parecen tus senos a los caracoles blancos,
ha venido a dormirse en tu vientre
una mariposa de sombra".

T de S
MRGC
Namaste