viernes, 20 de junio de 2014

Amar, amarte, amarnos

Amar, amarte, amarnos

 
Amar,
amarte,
amarnos,
con todo lo que somos
y con el suelo
y con el cielo,
para amar con la luz del sol,
para amarte sabiendo que vendrás,
para amarnos sin miedos.

Amar,
amarte,
amarnos,
con todo el amor de la vida que nos llena,
y con la inmensidad de las caricias,
y con la intensidad de los abismos,
para amar con un amor encendido,
para amarte reconociendo el camino,
para amarnos y arder en nuestros cuerpos.

Amar,
amarte,
amarnos,
sirviendo a la lluvia para que la noche sea precisa,
y a la bella tarde de otoñales ventanas,
y a la primavera del alba cuando despierta,
para amar sin buscar las palabras,
para amarte siendo siempre, después y antes,
para amarnos con un amor urgente,
sorprendidos del amor.

Amar,
amarte,
amarnos,
con todo el querer de dos personas
que de silencio se miran,
y con los labios se piensan,
y con las manos se pronuncian con ese otro lenguaje,
para amar guardándolo todo,
para amarte por aquí y que me digas que sí,
para amarnos en mitad de la calle,
de la mano y que todos nos oigan.

Amar,
amarte,
amarnos,
y que me leas,
y que me digas,
y que a mi lado una taza de café
huela a estar deseándote a todas horas,
para amar con un amor donde toda entera te encuentro,
para amarte sabiendo que eres para mí,
para amarnos y los dos fundirnos,
con un amor irremediable.

Amar,
amarte,
amarnos,
y que me mires,
y que te pegues a mi piel,
y que te den ganas de amarme
otra vez y otra vez y otra vez,
para amar con un amor enamorado,
para amarte y mi respirar apretado,
para amarnos amándonos,
inventándonos de tanto en tanto.

Amar,
amarte,
amarnos,
y acabar con todo,
y apagar la luz.

T de S
MRGC
Namaste