martes, 6 de mayo de 2014

Que te amo hoy

Que te amo hoy

 
Al amor le escribo por las dudas,
a ese quebranto que enturbia mi
visión de vez en cuando,
le escribo pronto como un viajero que retorna,
trayendo consigo suaves caricias
y fervorosos besos,

¡es que quiero sentirlo,
palpitar desde su fondo
muy hondo desde mi alma!,
¡es que quiero sus ojos y mi mente poblada!,

¡tómame ahora, no es tarde,
ahora que te amo ni ayer ni mañana,
que te amo hoy!

Quiero darme cuenta que estás
y escribirle primero a tus ojos,
al milagro sin fin de tus instantes,
a este vivir sin rumbo y sin distancias,
a esta ansiedad de amarte,

al amor que mi carne rasga
cuando me desborda el corazón,
al temblar de cada temblor
cuando mi pecho se comprime,

¡y repito tu nombre para estallar,
para convertirme en ti y aspirarte en un soplo!

Al solo momento le escribo,
a esa hora de estar contigo
donde tuyo y mío y que nadie nos mire,
le escribo a esa inesperada fuerza
que me hace ser paciente,

hasta que esa brisa que asoma entre tus labios
se pose en mis labios,
hasta que el marco de la ventana
me acerque tus gotas de lluvia,
hasta que en la noche despierte
y entre las sombras inciertas te encuentre,
y te haga el amor sin mediar palabra.

A tu amor le escribo,
a esas manos con las que un día
sellarás mis gritos,
a esos pétalos que me llevarán
hasta el umbral de tu camino,
a ese hombre que soy contigo,

raíz de tu árbol,
cauce de tus aguas,
giro en torno de tu eje,
plenitud de tu alba.

Nada más,
que te amo hoy,
que desde que vives en mí
todo reclamo a la vida es absurdo,
tú eres el color de mi realidad,
la realidad de mis sueños,

que te amo hoy,
como el viento que nunca duerme.

T de S
MRGC
Namaste