jueves, 29 de mayo de 2014

Que seas tú

Que seas tú

 
No para que me mires,
sino seas mi mirada,
no para que al alba me
beses cada mañana,
sino el anochecer
que me retiene,
no para que me anheles,
sino estés en mi vida,

que seas tú quien me crea,
quien comparta conmigo el
mismo silencio que nos haga ser,
para sernos.

Quisiera que alguna vez
me pretendas alcanzar,
que en cierta estación el tren
de turno nos separe,
y nuestras manos en alto
quieran asirnos,
a ti para que sueñes un poco a mí,
a mí para que me abarques,
llegando todos los días un poco.

No quiero mis párpados fáciles
ni el tiempo de las agujas,
no quiero deseos desnudos
para poder reclamarte,
no quiero que mis labios permanezcan,

quiero que seas tú,
la que se tumba a mi lado
con los ojos cerrados y
siento que me mira,
la que me calla abrazándome,
apretándome a su respirar,
la que en su vientre me inventa,
la que me completa con su lugar preciso,

que seas tú,
la que provoca a la luna
con la luz apagada,
la que me piensa para quererme,
la que me quiere
convenciéndome y su cuerpo,
y su piel es cada instante
donde durante me rindo,
irremediablemente.

Que seas tú
la que no pretende saberlo todo,
¡es mezquino el saber
cuando se encadenan los sueños!,
mis sueños que están hechos de alma,
que con ellos vuelo
entre susurros de viento,
mis sueños que me cuentan secretos
con los ojos abiertos,

mis sueños,
un don a este lado del muro
para que seas tú.

¡Que seas tú
mi singular y mi plural,
mi laberinto,
mi tiempo!

T de S
MRGC
Namaste