lunes, 12 de mayo de 2014

Pero te doy todo

Pero te doy todo


Más de una vez me siento
como que no pertenezco,
como si no tuviese la
certeza de estar,
como si a todo lo cierto
valiera suponer,

y todo se hiciera silencio
como un desnudo cuerpo,
y yo tratara de escribir derramándote,

pero te doy todo,
todo mi nombre que grita tu nombre
desde mi corazón,
toda esa vanidad de imaginarte
sin que sepa qué
entre tanto remolino,
todo mi oído que de a ratos se pregunta,
¿cómo pude esperar todo éste tiempo sin ti?

Más de una vez quisiera
salirme de los espejos,
y apartarme del olvido
de las mismas ropas,
y ser ese amante precavido que
sólo sobrevive al amante,

y como un objeto perdido
rendirme al vigilante,
y yo tratara de llamarte donde ya no te busco,

pero te doy todo,
toda mi voz pasando por tu voz,
todo el café que siempre cuando empieza a llover
a mí me da por compartir contigo,
todas las esquinas que invento
como un signo de libertad,
mi mayor verdad,
todo lo mío hasta todo lo tuyo.

Más de una vez quisiera encontrarme
escrito en un pequeño papel,
y con pequeñas palabras
deslizarme a por tus dedos,
y como un fuego lento sin nada más que las manos,
poder ser el instante que desde antes
la piel ha sabido,

y poder mirarte más de lo que pido,
y entrar a ti así sea en trocitos,
y quererte saber con esa ansiedad de puertas abiertas,

pero te doy todo,
todo lo que hicimos aunque aún estén las hojas en blanco,
todo el llanto cuando la medianoche
parece llevarse mis ojos,
todo mi rostro por completo al alcance de ti,

pero te doy todo,
todos mis momentos en donde la luna
parece colgar hora tras hora,
todas mis pausas aunque sean un paso
cuando por tu boca,
todas mis ventanas cuando
de pies a cabeza fui rocío.

El amor a veces me viste de pobreza
pero te doy todo,
como un viento que me puebla desde el alma.

T de S
MRGC
Namaste