martes, 6 de mayo de 2014

Noche de pasión

Noche de pasión

 
Sólo la luz de la lámpara
me acompaña,
sólo el ocaso de las sombras
me embriaga de tus ojos
como en un sueño,
un claro y melodioso sueño,

para que tú como una ola me encantes,
para que yo no tenga retorno,

es que quiero encontrarte una noche sin motivo,
y tan sólo preguntarte si me quieres.

Por la piel me sube un río
con tu mirada,
con tu boca,
un claro instinto de ver todo distinto alrededor,

¡déjame penetrarte con mi oído!,
¡permite que tus gemidos me labren este espacio!,
¡codicia mis secretos en la tibia quietud de nuestra cama!,
¡siente mi aliento a tu costado!

Noche de pasión esta que derraman mis manos,
mis ilusiones te buscan
buscando quizá tus alas,
y vientos de besos me arrastran
con el orgullo de un asta,
y airoso mi aire nacido,
entre extremos de lluvia y de calma,

y una fruta propagada como raíces gallardas,
y sobre mi espalda despunta el alba
con su cabeza muy alta.

Toda la noche esperé por ti,
como el último rincón y el primero,
toda mi pasión quise tenderte
como un mar entre dos mares,
en tus ojos este hombre arde,
me encontrarás en tus espejos.

Me he negado a cerrar los ojos,
abiertos ante el cielo ya soy rocío,
un cuerpo futuro que esta noche volverá a ser tuyo,
tuyo, con la firmeza de una hoja de labios suaves,
con la tibieza de quien empieza y se desliza,
con los latidos de quien la noche continúa y cae,

y tú mujer primera,
de cuerpo claro y sangre que jamás se termina.

Dicho,
esta noche te espero,
donde brota la hierba,
donde tanto amor se agrupa,
donde sobre la piel, el aliento,
y bajo la piel, el alma,

¡esta noche
el amor puede ser eterno
y puede ser fugaz!,

mi tinta es de noche profunda y tú,
la punta de mis dedos.

T de S
MRGC
Namaste