sábado, 10 de mayo de 2014

Mitades

Mitades

 
Te necesito
y no lo digo para quejarme,
me niego a sostener
mi próxima nostalgia sin ti.

Como una mariposa vuelo
desafiando mis ojos,
y ataco mi silueta con giros
como inventando mi fragilidad,

y vuelo sobre mí,
es mi retorno a flor
como quien tropieza,
y descubro los vientos
prolongados de este amor.

No lo digo hacia dentro como los sueños,
tu cuerpo desnudo es a mis labios
como mi cama a mi noche,
y voy lento uno a uno
como degustando tu presencia,

¡quiero un beso de amor
con una pequeña palabra!,
¡quiero el anhelo de ser yo
cuando tus dedos!,

¡quiero la prueba humedecida de nosotros!,
quiero tu rostro y mi rostro
y volverte a mirar al despertar.

No lo digo para que
haya dos pieles abiertas,
ni para que las manos comuniquen
las últimas noticias de la espera,

lo digo porque te necesito,
y necesitarte es ponerle cadenas al frío,
lo digo para que podamos rozarnos
al andar en el silencio,
y un deseo de encontrarnos no pueda explicarse.

Quizá soy un hombre
escondido como el inicio,
y me gusta verte de lejos
para adivinarte,
tal vez no te amo a la ligera
y te ame impregnado de ti,

como un espacio íntimo,
como un columpio que de vez por todas
no es ni descanso ni horizonte.

No lo digo para que mis ventanas se asomen,
ni para que tus puertas sean hileras
corriendo hacia mí
arrancándome la vida,

lo digo para que tu
nombre y tu boca
se acerquen a mis labios
y a mi nombre,

igual que yo,
igual que tú.

T de S
MRGC
Namaste