viernes, 23 de mayo de 2014

Más que yo

Más que yo

 
Más que yo la luna,
que con su pincel te desnuda
y escribe tu nombre
con su voz baja,

pero en nada se compara a mis labios,
que hora tras hora te recorren,
que saben a siembra cuando te reconocen,
mis labios incansables,
hoy, mañana y así.

Más que yo el sol,
que con su cuota de calor,
se lanza a un abismo desde el fondo de ti,
a tu conquista,

pero en nada se compara a mis ojos,
que adoptan por mí la ternura
de rechazar los relojes,
que suspiran humedeciendo
las únicas palabras que tengo, YO TE AMO.

Más que yo el viento,
que con su destino turba tus cabellos,
y parece susurrar a tu oído,
¡he venido por ti!,

pero en nada se compara a mis manos,
que sueñan al aire con tu piel,
que trepan cual pájaro por tu fuego,
que le ponen disfraz al imposible,
derribando los muros de ciertas poesías.

Más que yo la lejanía,
ese correr hacia
no sé donde,
como queriendo partir,

pero en nada se compara a mi voz,
a mis ventanas que me visten de ti
removiéndolo todo,
mis ansias de ser tu mismo tiempo,
y perseguirte por las calles,
y sumarte por los rincones.

Más que yo el poeta
y la intensidad de su sangre,
ese péndulo que oscila entre florecer y agonizante,
esa quietud vuelta poema que es amor,
como un mar entre dos mares,

pero en nada se compara a mi vida,
a mis pasiones que debaten
si la penumbra de tu nombre,
si tu cuerpo ante el mío y una mañana
que jamás llegue, y si llega,
que más nunca termine.

Más que yo, TÚ,
TÚ que llenas mi espacio
con nada más que amor,
TÚ que me miras
como si el futuro ya llegara,
TÚ, mis razones para quererte amar.

T de S
MRGC
Namaste