martes, 6 de mayo de 2014

Íntimo

Íntimo

 
"Yo te diré mis sueños,
si dejas tu cabeza
en mis dedos
y tu cabello como enredado en mí".

A veces abro mi alma
para que me penetres,
y bebas de mis fuentes,
y en mi lecho dejes tu inocencia
como tantas noches el insomnio,

a veces en la penumbra
de mi cuarto mis excesos,
fulgor del amor de ti
cuando me besas,
cuando me enseñas las líneas
de tu cuerpo señalándome a mí.

No sé si desnudarme hablándote al oído,
¡quisiera robar tu hermosura
como un lívido amante!,
¡quisiera que el tiempo me
cumpliera aquel pedido!,

que un impulso me lleve
y alzar los ojos,
que un suspiro me responda,
que tus manos,
pequeñas princesas en el mundo
de nuestro corazón.

A veces quisiera adivinar
si el destino quisiera que
yo fuese tu dueño,
tu secreto pintado de quietud,
tus palabras,
y que tus ojos y mis ojos
una sola mirada,
y que mirarte siempre
sea trazar un camino,

un camino de ensueños
donde se evaporen las horas,
una brisa que sólo vaya hacia ti.

Yo sé que a veces soy sin rumbo
a capricho del viento,
es que a veces soy reflejo
de un punto infinito,
de una sola gota,
una mariposa sobre el paisaje
ante el azar sin respuesta.

A veces soy ojos color
de una tarde pensativa,
y te imagino en mí,
rociada en mí como si tuvieras cien bocas,
salvándome a mí, serena,
donde el amor se me abisma.

A veces nada tengo de ti
y sin embargo soy tuyo,
sentado junto a tu puerto,
junto a tu cuerpo crecido,
y mis labios de luna
conociéndote sólo a ti,

¡sólo a ti!,
he aquí mi historia,
voladora en el vuelo pretendiendo tu voz.

T de S
MRGC
Namaste