miércoles, 14 de mayo de 2014

Ese poeta

Ese poeta

 
Tú sabes que nunca
sabremos el por qué,
todo es como mágico,

no dejamos que termine
el día sin sabernos un poco,
aumentamos nuestros sueños
creyendo en nuestras palabras,
que pase lo que pase
somos esta poderosa
obra que continúa,
sin un por qué.

Nuestras mutuas manos
nos acercan al amor
y tú y yo nos resignamos,
somos simples,
como pequeñas cosas
por los tejados del mundo.

Hacemos poesía de lo que somos,
hasta del sonido de nuestra propia voz,
nuestros instantes cualquiera
nos alzan los ojos y nos miran,
como si recordaran cada verso
que aún no escribimos,
como si en un rincón jugaran al ajedrez
el alba y sus dos colores.

Somos amantes de
nuestros nombres,
como un atardecer que
contradicen los faroles,
conjeturamos sobre nuestros
propósitos y nuestros cielos,
y asumimos las paredes
como una razón caprichosa,
y no sabemos el por qué.

Las horas nos definen,
gastamos la noche en intimidad
y somos la misma virtud que nos elige,

nuestro amor está hecho de viento,
y este viento es como un río
que parece río de un río interminable y así,

¡habremos de mirar para
que no se vea la distancia!,

¡habremos de liberar el alma
para que el despertar recobre su debido lugar,
el presente!,

¡habremos de ser aquel que cree en el amor,
ese cómplice de venturas y desventuras,
ese poeta!

Tú sabes que nunca
sabremos el por qué
y no nos gusta fingir,
en las letras está la esencia
de los que interrumpen,
en los silencios,
un asombro entretejido del mar,

¡somos abismo y azar!,
de a ratos me quedas tú,
de a ratos este poema.

T de S
MRGC
Namaste