jueves, 1 de mayo de 2014

Casi todo

Casi todo

 
La verdad es que te encuentro
en casi todo,

en las noches que ya
no puedo tanto sin ti,
en los días que la esperanza mía
se alza en el porvenir,
en el mundo que quiero
al fin de cada jornada,

te encuentro y te amo
en vez de amarte menos,
te encuentro,
¿qué quieres que yo haga
con este tonto corazón?

La verdad que es hermoso
figurarme las horas de tus días,

los sueños que te inspiran,
la curiosidad de tu bohemia,
la íntima razón de tu alma desnuda
que sin que estés aquí,
me tiemblas en las manos,
el silencio que me sostiene de ti,
mi silencio que llega a ti como un gran espejo,

casi todo es mi cuarto,
y yo te amo cuerpo,
y yo te imagino aquí,
y yo te imagino llegando el momento
de quedarte conmigo a solas.

La verdad es que en cada instante estás,
y me enlazo a tus brazos palpitante,
y paso el tiempo llamándote,
¡amor mío,
mi amor,
inicial de mi vida!

casi todo son tus costados como bahías,
y el amor te rodea como médanos rendidos,
y el amor se eleva sobre ti
hacia tu belleza,
y el amor nace cada día,
con los ojos y los pies nuevos,
prodigio del milagro del amor sin límites.

La verdad es que aquí me tienes
como aquel día,
lo mismo que cuando te cito,
ya soy todo verso y todo poema,
gemido que no puedo gemir sin gemirte,
¡la vida tengo de ti clavada en la piel!,

casi todo es el amor que me debes,
casi todo el amor que lanzo contra el viento,
casi todo el amor que desde lejos repite tu nombre,
casi todo el puro pensamiento de ti,
y mi sangre a mi poesía.

La verdad es que entre el aire y el amor
bien puedo llamarte mía,
mía para siempre y de repente,
mía como el pulso enamorado que traza la carta primera,

casi todo es de ti,
de mí,
de nuestro grande amor.

T de S
MRGC
Namaste