lunes, 26 de mayo de 2014

Casi como siempre

Casi como siempre

 
Casi como siempre
tu voz se trenza en mi voz,
y como un rayo me recorre,
y como un soplo de viento
me abraza y me mira bien,

con ojos de nubes que pasan,
con labios que parecen
guiarme a cada abismo,
¡estoy parado en mi balcón
preso de un celaje fugitivo!,

¿por qué no puedo amarte
en la quietud de tus brazos,
sin mañana y sin ayer,
tan sólo contigo?

Casi como siempre
un torbellino es mi querer,
mi pasión enfrentada a la razón
y mi conciencia tiritando,
y lleno de ansiedad pensando en ti,

a veces intento convencerme de no mirar el suelo,
no quiero ver más que sombras
junto a las ventanas,
y entonces vuelo o me arrastro
como una sola sílaba de una sola palabra,
y me pregunto ...

¿qué consuelo el de mi corazón que te ama?,
¿por qué no puedo simplemente caer en ti,
como los días con su manto y sus rimas?

Casi como siempre
elevo entonces la mirada,
como si le propusiera al cielo una mudanza,
¡tú haces que llegue y yo,
yo te concedo caminar!,

caminar como los que creen,
demorándome en cada portal,
esperando noticias de su nombre como si el tiempo
transcurriera en relojes de arena,

¿qué relación esta que yo vivo,
que algunos llaman literaratura?,
¿por qué no puedo confesar
que es a su ternura a quien yo quiero,
y no sobrevivir de poema en poema?

Casi como siempre
yo he de quedar en mí y no en mí,
en mí para reconocerme,
y no en mí para estar en todas partes contigo,

¡de vez en cuando me miro
cuando estoy distraído!,

¿por qué no puedo tan sólo amarte?
como cuando me tomas las manos,
y te siento en mis dedos,
y escribo.

Casi como siempre te amo de veras,
pero a veces de a poquito.

T de S
MRGC
Namaste