viernes, 30 de mayo de 2014

Te amo

Te amo

 
Hoy voy a escribirle
a aquellos locos que prefieren
vivir enamorados,
aunque el amor nos cueste la vida.

No me pidas ser tu amor
como algo que deseas,
el amor aunque esté lejos
sigue siendo amor,

porque te quita el sueño
ensoñando al corazón,
porque te habla en el silencio,
en el espacio y en el tiempo,
porque lo presientes y tú sabes que es todo,
¡todo, aunque no tenga la razón!

No me pidas que al estar solo
no te piense,
quizá algún día comprendas
lo que me sucede hoy,
¿dije hoy?,
hoy, ayer, mañana,

este amor que me hace abrazarte fuerte,
que me muerde en los labios,
que me habla de cosas
en donde tú y yo y nada más,
cosas que están un poco adelante.

No me pidas que calle
acaso por no poder mirarte,
de a centímetros te descubro a diario
aceptándome en esta dicha que siento,
de este cuerpo que encuentro desde mis manos,
de esta ingravidez del alma
cuando hasta ti me levanto.

El amor que me ha dado
la certidumbre de amarte
no piensa en necesitarte,

que me escuches
sin decir "te lo dije",
que me digas
sin intentar convencerme,
que sepas que no te haré daño,
porque el amor es confianza,
que me ayudes
sin reprochármelo después,
que estés sin invadirme y
me cuides sin pensar por mí,
que me mires como se mira el amor,
en tiempo presente,
que estés a mi lado
y me acaricies y me contengas, sin llevarme,
que camines conmigo sin guiarme,
y tu mano tendida pero no tu obligación,
que sanes mis heridas,
que llegues sin que te lo pida,
que me quieras sin cambiarme,
que me ames sin condiciones.

No me pidas no ser quien soy,
este cómplice de ti
desde antes que tú me supieras,
siempre concebí el mundo desde tus ojos
sabiendo que ellos me querían mirar.

Eso es todo ... TE AMO.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 29 de mayo de 2014

Tu virginidad

Tu virginidad

 
Eres virgen cuando me tocas,
cuando tu aroma es diferente
y luces como una flor
que distinta se abre
al roce de mis manos,

eres virgen cuando el hábito que ofreces
cada día me conmueve,
con esa sabiduría
que sólo da la inocencia,

eres virgen cuando frente a mí te desnudas,
y tu desnudo es un temblor
que mis labios sedientos
sujetan sin mediar palabra,
y yo soy la geografía que descubres,
entre lo erótico y lo moral.

¡Un privilegio el que sientas
mi piel sin importar lo que hagas,
y que te creas tú misma
y que no me quieras dejar!

Eres virgen cuando me
sientes y te mantienes,
lo eres en la hondura de mi mirada,
porque el mundo que escondes
tus dedos lo liberan,
porque no dejas de llegar a mí
desde tus horas tempranas,

y entonces el preludio de tu voz
no merma en mi suspiro,
¡deseas amarme!, lo sé,
¡no te detengas!, te lo pido,
tu sentido latir es a mis letras ...

¡eres virgen!,
eres ese momento sublime,
delicado,
divino,
en que me sabes tuyo
cubriéndome con el lazo de tus ojos,

¡eres virgen!,
tú me enseñas a recorrerte cada instante,
tú me pierdes en tu deseo de mostrarme,
tú me habitas con un pensamiento echado al cielo.

Tu virginidad puedo sentir
como una sola rosa en mi jardín,
como esa cicatriz que murmura
y que tú enciendes,
tú que me das un nombre nuevo
cada vez que me amas,

que la luna nos mira,
que nos encuentra el viento,
que el sol nos cela
cuando el insomnio nos llega al alma,
que en caricias y en besos
tú eres el agua
y yo TE QUIERO.

¡Eres virgen!,
tu virginidad no tiene miedo a perder,
mi virginidad no desea ganar.

T de S
MRGC
Namaste

Que seas tú

Que seas tú

 
No para que me mires,
sino seas mi mirada,
no para que al alba me
beses cada mañana,
sino el anochecer
que me retiene,
no para que me anheles,
sino estés en mi vida,

que seas tú quien me crea,
quien comparta conmigo el
mismo silencio que nos haga ser,
para sernos.

Quisiera que alguna vez
me pretendas alcanzar,
que en cierta estación el tren
de turno nos separe,
y nuestras manos en alto
quieran asirnos,
a ti para que sueñes un poco a mí,
a mí para que me abarques,
llegando todos los días un poco.

No quiero mis párpados fáciles
ni el tiempo de las agujas,
no quiero deseos desnudos
para poder reclamarte,
no quiero que mis labios permanezcan,

quiero que seas tú,
la que se tumba a mi lado
con los ojos cerrados y
siento que me mira,
la que me calla abrazándome,
apretándome a su respirar,
la que en su vientre me inventa,
la que me completa con su lugar preciso,

que seas tú,
la que provoca a la luna
con la luz apagada,
la que me piensa para quererme,
la que me quiere
convenciéndome y su cuerpo,
y su piel es cada instante
donde durante me rindo,
irremediablemente.

Que seas tú
la que no pretende saberlo todo,
¡es mezquino el saber
cuando se encadenan los sueños!,
mis sueños que están hechos de alma,
que con ellos vuelo
entre susurros de viento,
mis sueños que me cuentan secretos
con los ojos abiertos,

mis sueños,
un don a este lado del muro
para que seas tú.

¡Que seas tú
mi singular y mi plural,
mi laberinto,
mi tiempo!

T de S
MRGC
Namaste

martes, 27 de mayo de 2014

Necesarios

Necesarios

 
Vamos juntos a desvelarnos
con la misma suerte
que la luna,
y en racimos de ternura
vamos a prometernos
un paso más,

vamos a dejar para este día
todos los mañanas en que el
amor aún descansa,
vamos a caminar,
tú descalza,
yo a tu lado.

Vamos a tocarnos como acariciando,
como si los besos de costado
deshojaran sueños,
y las sombras
fuesen refugios,
y en las manos decidamos
quedarnos otro poco,

vamos por ese mundo
que es todo alrededor,
esas ganas de escapar
de las limitaciones,
por ese poema que es la verdad
que está en ti y está en mí.

Vamos a mirarnos,
a acercarnos y a soltarnos
y a entendernos,
¡aunque no sepas qué quiero, tú eres!,
¡aunque no puedas escucharme,
te extraño por completo!,

vamos,
acaso atentos,
tal vez quimera,
vamos declamando paisajes,
como la lluvia,
y seamos tú y yo gotas
que se miran brotar,
como quien siente alas de una ilusión.

Vamos,
me tienes,
me tientas,
me pasas y me vuelves a conocer
por un rato más,

vamos minuto a minuto
como niños,
¡todo es esta parte!

Digamos que vamos,
no pensemos ni en vivir ni en morir,
tampoco en si queremos todo enseguida
o si habremos de esperar,

seamos necesarios, sí,
algo tan simple
como necesarios,

¡vamos a querernos toda la vida!

T de S
MRGC
Namaste

Demasiadas horas

Demasiadas horas

 
Hace demasiadas horas
que este silencio
no se lleva bien
con mis ganas de ti,
no es que te extrañe, no, o si,

quizá el tiempo de este amor
es un corazón que se hace presente,
un yo que me da vueltas en la cabeza,
una realidad que me persigue desde mi alma
vestida de tu nombre,

hace demasiadas horas
que soy por ti
mis próximas palabras.

Hace demasiadas horas
que remuevo esa caja de deseos
en que tú y yo,
que estás ligada a mis pensamientos,
que la misma hora me recorre
sin cansancio por mi cuerpo,

tal vez no deba importarme quién eres
sino en dónde estás,
en esa parte que mi boca siembra
cuando te beso,
en ese lugar que mis manos saben
cuando te encuentro,
en ese sonido que mis labios reconocen,
cuando no más nombrarte es hacerte el amor,

hace demasiadas horas
que te busco para sostener mi mirada,
que mi voz te espera en el viento de mi razón.

Hace demasiadas horas
que en la puerta del suspiro estoy,
que intento atrapar el aire
como a un recién nacido,
que mi cabello arde a por tus dedos
en un clima de impaciencia,

puede que un solo instante baste
para que mis sílabas se vuelvan gigantes,
tan grandes que mi pecho parezca
clavado en la altura,
tan altas que el horizonte se crea el ayer,

hace demasiadas horas
que te seduzco lentamente,
mis espejos se hacen río en mi desnudez.

Hace demasiadas horas
que este amor se me hace poema,
un ensueño que marcha de día
para volver cada noche,

ni inocente ni culpable,
hojas de árbol caídas y tú
en mis ramas,

hace demasiadas horas
que vienes y vas,
vienes y vas,
como en una antesala de mí.

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 26 de mayo de 2014

Nos citamos

Nos citamos

 
Somos un relato interminable,
una botella rota liberando su mensaje,
un papel amarillo en tinta
al que la brisa se atreve,

nos decimos hola,
nos escribimos,
nos buscamos en libros como
se abre un reflejo de amor
sin reflexionar,
como un silencio acurrucado de viento.

Nos citamos,
tú en esa lunaria voz que pende
de la torre más alta
del castillo de mis sueños,
yo en ese sol cuando llueve el cielo,
y yo envuelto en mariposas
y tú en mí,
como esa flor que se escurre
entre mis dedos.

Si el encuentro es en una enredadera
te propongo un muro,
una pared donde el amor
grafitee esa escasa línea
que nos separa en caricias,
tú con esa ternura que me hace arder,
yo con esa pasión que me baja como de un árbol,

y una cita donde mi piel se parezca a tu piel,
y un día cualquiera sin espacio en la espera.

Si coincidimos en ser
infieles a esta distancia,
me gustaría que las
ventanas nos atravesaran,
que la tregua de este imprevisto amor
como volando nos pasara,

y nos citemos como todos los poetas,
tú callando mis palabras y
yo como tus huellas.

Nos citamos,
deseo un crepúsculo
y nuestras manos unidas,
un poniente que nos arrugue el alma,
un amor de golpe que nos mire,

tú luciendo como esas aguas
que no se avergüenzan de verse,
como si tus gotas fuesen semillas,
yo con mis heridas,
con mi último recuerdo
y mi corazón en calma,

y que te pierdas en mí
sabiendo que todo es tuyo,
y yo cerrando mis ojos
y mi regazo en ti.

De convenir
nos citamos en la poesía,
y que tus hilos en mi única dirección,

¡escríbeme, sin saber por qué!

T de S
MRGC
Namaste

Tus versos ocultos

Tus versos ocultos

 
"... es que tu esencia desde
que te amo vive adherida a mí,
como mi sentir a mi alma,
en cada sueño que sueño",

porque siempre espero de ti
un beso prolongado,
es que me pierdo de cielos
cuando miras sin mí.

Tus versos tuyos tan míos
que yo puedo escribir,
escribir por ejemplo: "la noche
en la que estoy y tú estás,
la noche en la que me desnudas
besándome entre mis brazos,
la noche en la que me amas y tus ojos
fijos sienten que me tienen",

y mi alma y yo ya no somos
los mismos, desde que te amo.

Tus versos de mar obstinado
se alzan en mí como alas,
como si el tiempo fuese un faro infinito
revuelto de pájaros,
y entonces yo puedo trazarte
en palabras: "¡ah mujer, mi deseo de ti
es tan trenzado, que bien puedo
anudarme a ti desde tu voz,
o colgarme de tus labios,
o caer tumbado en tu piel
descubriéndome perdido de ti!",

y mis manos son mis versos
que te comprenden,
y tus manos se vacían en mí como ánforas,
cuando tú me llamas.

Tus versos nunca me dejan de beber,
arden en mí entre sonrisas y lágrimas
desde el fondo abiertos en tierra,
y entonces yo puedo comportarme
en letras: "mi amor, el amor que nos espera
golpea a diario mis ventanas,
¡es más, ahora, en este momento!,
es como un deseo que viene y que va
pero no claudica en su intento,
es como esos besos hechos de besos
o como una mariposa que volotea",

y me vuelvo hojas,
las mismas de otoño como de primavera,
y te siento en todas las cosas,
¡es vano el intento de mis sentidos,
no pueden limitarme!

Tus versos ocultos son a mi tinta
como una rueda que gira por entre mis páginas,
y te imagino silencio demandándome,
y te creo repentina.

T de S
MRGC
Namaste

Casi como siempre

Casi como siempre

 
Casi como siempre
tu voz se trenza en mi voz,
y como un rayo me recorre,
y como un soplo de viento
me abraza y me mira bien,

con ojos de nubes que pasan,
con labios que parecen
guiarme a cada abismo,
¡estoy parado en mi balcón
preso de un celaje fugitivo!,

¿por qué no puedo amarte
en la quietud de tus brazos,
sin mañana y sin ayer,
tan sólo contigo?

Casi como siempre
un torbellino es mi querer,
mi pasión enfrentada a la razón
y mi conciencia tiritando,
y lleno de ansiedad pensando en ti,

a veces intento convencerme de no mirar el suelo,
no quiero ver más que sombras
junto a las ventanas,
y entonces vuelo o me arrastro
como una sola sílaba de una sola palabra,
y me pregunto ...

¿qué consuelo el de mi corazón que te ama?,
¿por qué no puedo simplemente caer en ti,
como los días con su manto y sus rimas?

Casi como siempre
elevo entonces la mirada,
como si le propusiera al cielo una mudanza,
¡tú haces que llegue y yo,
yo te concedo caminar!,

caminar como los que creen,
demorándome en cada portal,
esperando noticias de su nombre como si el tiempo
transcurriera en relojes de arena,

¿qué relación esta que yo vivo,
que algunos llaman literaratura?,
¿por qué no puedo confesar
que es a su ternura a quien yo quiero,
y no sobrevivir de poema en poema?

Casi como siempre
yo he de quedar en mí y no en mí,
en mí para reconocerme,
y no en mí para estar en todas partes contigo,

¡de vez en cuando me miro
cuando estoy distraído!,

¿por qué no puedo tan sólo amarte?
como cuando me tomas las manos,
y te siento en mis dedos,
y escribo.

Casi como siempre te amo de veras,
pero a veces de a poquito.

T de S
MRGC
Namaste

viernes, 23 de mayo de 2014

Más que yo

Más que yo

 
Más que yo la luna,
que con su pincel te desnuda
y escribe tu nombre
con su voz baja,

pero en nada se compara a mis labios,
que hora tras hora te recorren,
que saben a siembra cuando te reconocen,
mis labios incansables,
hoy, mañana y así.

Más que yo el sol,
que con su cuota de calor,
se lanza a un abismo desde el fondo de ti,
a tu conquista,

pero en nada se compara a mis ojos,
que adoptan por mí la ternura
de rechazar los relojes,
que suspiran humedeciendo
las únicas palabras que tengo, YO TE AMO.

Más que yo el viento,
que con su destino turba tus cabellos,
y parece susurrar a tu oído,
¡he venido por ti!,

pero en nada se compara a mis manos,
que sueñan al aire con tu piel,
que trepan cual pájaro por tu fuego,
que le ponen disfraz al imposible,
derribando los muros de ciertas poesías.

Más que yo la lejanía,
ese correr hacia
no sé donde,
como queriendo partir,

pero en nada se compara a mi voz,
a mis ventanas que me visten de ti
removiéndolo todo,
mis ansias de ser tu mismo tiempo,
y perseguirte por las calles,
y sumarte por los rincones.

Más que yo el poeta
y la intensidad de su sangre,
ese péndulo que oscila entre florecer y agonizante,
esa quietud vuelta poema que es amor,
como un mar entre dos mares,

pero en nada se compara a mi vida,
a mis pasiones que debaten
si la penumbra de tu nombre,
si tu cuerpo ante el mío y una mañana
que jamás llegue, y si llega,
que más nunca termine.

Más que yo, TÚ,
TÚ que llenas mi espacio
con nada más que amor,
TÚ que me miras
como si el futuro ya llegara,
TÚ, mis razones para quererte amar.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 22 de mayo de 2014

Razones

Razones

 
Tengo mil razones
para desear tu cuerpo,
tu actitud que en las
noches me invade,
el paisaje de tu boca
que sobrevive a mí,
el decir indeciso de tus manos,

que si me tocas cayendo,
que si me miras de lejos
vibrándome en pedazos,
que si me conoces entonces
tu amor de golpe,
rodando a mis pies,
borrando mis palabras,

tengo mil razones
para entregarte el alma,
la mitad de la luna me dice que si.

Tengo cien razones
para dar vueltas a tu corazón,
tu mirada que no se detiene
y parece tocarme a todas horas,
tus ojos abiertos al viento,
tu voz poblada de ecos,
cruzándome, enredándome,
tu historia que contarme quieres
al tiempo de un viejo árbol,

el amor que una vez en ti
fue soledad y silencio,
tus sueños acorralados y callados
entre la angustia y el olvido,
esos gritos que no pudieron liberarte
y quedaron en ti como gotas,
aún temblando,
aún sedientos,

tengo cien razones
para que existas en mis momentos,
la lluvia se desviste de lluvia
cuando me nombras y no huyes,
y me extrañas por tus ojos y me respondes.

Tengo diez razones
para que te acostumbres a mí,
mis caricias que quieren hacer contigo
lo que me gusta cuando te imagino,
mis besos como yo los quiero,
de infinitos sueños de tus dulces labios,
y yo pensando que tú,
que sólo tú,

que algún día amanecerás a mi lado,
que tu figura danzará a mi figura,
que me dirás TE AMO,
que me amarás con la embriaguez de las olas,
como YO TE AMO,

tengo diez razones
para que te quedes,
los versos llegan cuando te siento
como el pasto al rocío,
eres cada poema que escribo,
como tú me deseas,
donde tú me quieres.

Tengo dos razones
para que tú me oigas,
eres culpable de ocupar todo en mí,
porque todo tú lo ocupas,
soy el paralelo de tu costado cuerpo,
estoy infinitamente pegado a ti,

tú y yo,
dos frente a frente,
somos este tiempo y otro más,
este y otro más y así,
sin medida,

tengo dos razones
para pausar mi sangre,
nos pertenecemos,
somos un amor más allá del amor.

T de S
MRGC
Namaste

miércoles, 21 de mayo de 2014

Tinta de Sangre

  

T de S
MRGC
Namaste

Y yo pienso en ti

Y yo pienso en ti

 
¿Por qué será que
te extraño cuando llueve?,

las gotas parecen todo el tiempo
como un balcón,
una voz que vez tras vez intenta
desnudar las ventanas,
las gotas que caen y no caen,
que por caerse se entregan enseguida
a una nueva gota y así,

y yo pienso en ti,
en mirar vibrándote como una gota de lluvia.

¿Por qué será que te extraño
cuando la suave brisa?,

una herida peregrina arde en mis labios
como una flecha de flores,
¡y todo me trae tu nombre!,
¡y todas las cosas me contagian tu poesía!,
¡y las hojas en caída clara
como mi pensamiento infinito!,

y yo pienso en ti,
en estos versos estremecidos de viento,
hechos de alma.

¿Por qué será que te extraño
y no saber por qué?,

vas a mi lado sin yo verlo,
eres quien calla cuando hablo,
paseas por donde estoy como deshojándote,
colmándome de tu esencia inmensa,
¡TÚ y tu cuerpo ya son mis amantes!,
mis tardes de pasión,
mis noches de piel a piel
allí donde el amor,

y yo pienso en ti,
en que dejes caer en mi hombro
tu cabeza y me abraces.

¿Por qué será que te extraño
cual junco hecho de sed y de color?,

como esa hora que sin preguntas
y sin respuestas es urgente,
¡como ese amor que
viene de tan hondo que quema!,
¿por qué será que antes de mi garganta
y antes de mi pecho te sentí entrar?,

y yo pienso en ti,
en ese poeta que mira turbio el llanto del mar,

¿dónde estabas antes de perderte en mí?,
¿por qué será?,

¡y yo pienso en ti!

T de S
MRGC
Namaste

De poeta a poema

De poeta a poema

 
Para que me quieras
en un deseo guardo dos,
lo que hubo y lo que habrá
en torno nuestro
cuando me quieras,
dos gotas principescas
guardadas en las manos,
el anhelo de empezar,

porque detrás de cada
dentro está el mañana,
porque te siento
desde tu lecho hasta mi rostro,
porque te sueño,
y en forma ingrávida
te desnudo cuando te quedas.

Para que me quieras,
me paro entre mis ansias y mis besos,
y me vuelvo vulnerable a tu piel,
a tu mirada que me recorre,
a tu alma que es el silencio de mis noches,
a tu tiempo que lo he querido mío desde antes,

para que me quieras como
dejas que te piense,
y tenerte y entregarme,

para que me quieras
y no digas nada,
¡tú sabes mi punto exacto donde negarme no podré!

Para que me quieras
sin mirarte a ti te miro,
y te miro desde mis labios
que son tus labios cuando te hablo,
y te hablo cuando te doy mis
hojas secas y mis ojos cerrados,
y te encuentro cuando remoto mi gozo te siente,
como siente la rama el valor de volar
y se vuelve pájaro,

como mis manos para que me quieras,
descansando hoy en mí
pero por ti esperando.

Para que me quieras tanto y tanto,
de poeta a poema,
voy a tu amor por el aire
dejando una estela,
de versos, de murmullos
para que me entiendas,
para que a menudo caigas
a mi pasión y me abraces,
como la flor que sabe algo de algún modo.

Soy tu preso poético,
tu pedazo de luna en el bolsillo,
para que me quieras.

T de S
MRGC
Namaste

Allí, aquí

Allí, aquí

 
Allí,
cuando cansada quisieras
que los recuerdos
te dijeran por fin,
cuando sabes que estoy junto a ti
pero así y todo sientes
que la vida te golpea,
que andamos por caminos separados,
que no logras lo que mereces
y tantas cosas más,

allí,
cuando las esperanzas parecen perdidas,
allí suspiro por ti.

Aquí,
¡no creas que el tiempo no me hiere!,
te equivocas si piensas que no sueño
con que mi piel pueda querer a tu piel,
¡te imagino,
te llevo dentro!,
a veces soy como el mar
que brama en juicios
preguntando por qué,

aquí,
sobreviviendo a mis ojos que quisieran
cerrar las calles para no esperarte,
aquí soy como un náufrago,
¡y sólo tú puedes salvarme!

Allí,
cuando el ayer pasa lentamente
y el mañana parece sellado,
y tus dudas intentan llevarse
tu libertad y hasta tu inocencia,
allí cuando cambias tu silencio por tu cuerpo
y te sientes sola,
y yo te dejo a solas,

allí el amor es todo lo contrario
aunque no lo veas,
se anuncia en un BUEN DÍA apenas empieza,
se convierte en pareja cuando caminas,
y no vacila un instante en tomarte de la cintura,

allí cuando enamorarse es la escritura,
y todo se parece a ti y a mí.

Aquí,
aprendiéndote a amar
aunque me digas que las horas pasan,
aquí, donde a veces el viento
se vuelve enemigo del alma,
y yo sólo tengo largos besos
las más de las veces vestidos de melancolía,

aquí todo es definitivo,
¡hasta el atardecer parece seducirme
queriendo escuchar tu voz!,
¡hasta mi barba luce más blanca
y mi cabeza llena de pájaros!,

aquí el amor espera como en un anfiteatro,
y los artistas pasan por mi frente
cubiertos de luz,
trayendo tu nombre.

¡Siempre TE AMO,
aunque el día que esperamos
sea tan largo como el mundo!

T de S
MRGC
Namaste

martes, 20 de mayo de 2014

En mi silencio

En mi silencio

 
Te lo digo en mi silencio,
cuando los amantes parecen
disputarse mi derecho a goce,
cuando cada noche eres
siempre mía,
y yo rendido a tus labios en el mismo
instante en que tú suspiras,

te lo digo mirándote sin tus ojos,
te lo digo besándote sin tus labios,
te lo digo sin distancia,
y yo escribiéndote estos versos.

Te lo digo en mi silencio,
como una hoja que cadente cae
por su propio peso,
cuando mi amor aprende a ser alma,
cuando mis alas nunca llegan tarde
porque todo tiene su tiempo,

te lo digo sin apartar la espina de la rosa,
te lo digo a cualquier hora y de cualquier modo,
te lo digo cuando todavía te busco,
y sin embargo TE QUIERO.

Te lo digo en mi silencio,
y te siento en el fondo de mis manos como murmurando,
como si tu voz fuese poco a poco un arroyo,
y sus aguas las aspas de tu aliento
que entregas cual rocío,
y yo te toco como si de pronto
te pudiera deshojar,
y tu amor es como el mar,
una sed insatisfecha desde mi ventana,

te lo digo llenando todos mis vacíos,
te lo digo acaso porque TE AMO,
y sueño contigo para pensar un poco en ti,
te lo digo queriéndote así.

¡A nadie le digo lo que por ti,
he sido y soy viento que roza tus cabellos!

Te lo digo en mi silencio
creciendo sin otra inocencia que crecer,
con la altura justa de ser invencible a toda poesía,
te lo digo,

¡hasta las paredes oyen!

Me doy cuenta que soy todas las partes,
que contigo soy un contínuo empezar,
que mis palabras te escriben en círculos,

te lo digo,
me lees y soy yo mismo,
y tu amor es el amor
al que siempre arribo,
¡amor mío!

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 19 de mayo de 2014

Despertar junto a ti

Despertar junto a ti

 
Quiero despertar,
que tus manos cotidianas
sean mis manos cómplices
y mucho más,
quiero tus ojos en mi mirada
y saber que no me equivoco
al besar tu boca,
quiero que mi amor vagabundo
te pueda encontrar,
y despertar a la espera
de la oscuridad y de tu piel.

Quiero ese instante
que no se olvida,
esa caricia devuelta por esa caricia,
esa ternura desnuda de alma
que convulsiona desde los
pies hasta el cabello,
quiero el deseo de hablarte en suspiros,
como enamorado ante un espejo
volviéndose aire y sonrisas,
y despertar recordando tu último abrazo,
y saber que es por ti
que mi vida es todo y tanto.

Quiero por esa muchacha que es
capaz de escalar el viento,
que se cree pájaro y navegante
cuando se siente poesía,
ese pedacito de brisa desde mi nombre,
esa que me viste de hombre a todas horas,
con un corazón loco,
con ojos condenados a gozar, al amor,
con ese silencio que sabe a
escrito en un muro de madrugada,
y despertar con sed de ti,
como una fuente,
o labios cargados de besos,
o princesa en la torre más alta.

Quiero despertar aprendiendo
a dormir en ti,
como un sueño que toma envidia
de los que no sueñan,
quiero que sepas que tú eres
desde siempre mi forma de amar,
cada ojalá,
la manera de mi dulzura,

y despertar
y que mi cuerpo
no me pueda mentir,
y tenerlo todo,
cuando todo sea
cada mañana y lo último,
y despertar junto a ti,

¡amarte no es suficiente,
quiero despertar junto a ti!

T de S
MRGC
Namaste

Al son que me tocas

Al son que me tocas

 
Y con una íntima lentitud
entre el ayer y el hoy,
te reconoces en mí
sin pausa y sin igual,
y te meces germinal
como una rama a su ventura,
eres esa voz que atruena
al son que me tocas.

Me desnudas,
y como una llama al viento
te muestras vigorosa,
eres sabia ante el abismo
de la brisa de mi aliento,
y te sacudes por momentos
abriéndote como el mar,
no es casual que tiembles de pasión,
un espiral es tu corazón como una moneda,
batallándose entre el bien y el mal.

Hay días que me sorprendes,
y nada agradezco más
que dejarme llevar por tus versos,
que me estremezcas gimiendo,
como gimen tus sueños queriendo ser mi sol,
y se vuelven vanos mis esfuerzos
de ignorarme perdido, pues lo estoy,

perdido al son que me tocas,
como si tú tuvieras las claves de mí mismo,
perdido como si en ti hubiese algo mío,
como un arrebato de amor.

A esta altura mi sentimiento
es mi mano y su extensión,
y como una pompa de jabón
me agito por los soplos de tu boca
al repetir mi nombre,
mi nombre que en ti sabe a flujo
que enciendes cuando quieres,
mi nombre tendido
mientras arde tu libertad,

y me tocas
y me ganas
y me pierdes,
y me piensas con los ojos cerrados
tal vez pidiéndome amor,
¡pero nada dices!

¡Cuando te veo soy los ojos míos,
cuanto más míos más tuyos!,
¡cuando me tocas tengo el gusto
de ir a ti y que nada me pueda detener!,
¡cuando eres mía no tengo fin,
lo tengo todo!,

y se derriban las puertas cuando me tocas,
y mi cuerpo es el río de tu alborada,
y me hago más hondo y más libre,
es que cuando me tocas todo es aire,
el movimiento,
el respirar,
los ademanes,
¡tanta cárcel y ninguna mientras brota la sangre!

Al son que me tocas
tu amor y mi amor se debaten
por arrullos cauces,
¡tan largamente que sólo tú y yo
al abrir la pluma!

T de S
MRGC
Namaste

viernes, 16 de mayo de 2014

La parte que está hecha con el alma

La parte que está hecha con el alma

 
La parte que está hecha
con el alma es la que te mira,
como una flor abrirse
al aire que siempre rescatan los poetas,
la parte que perdura siempre
como un fuego recién nacido,
hecha con el alma
a orillas de la memoria,
la parte que vive tras los
deseos de exquisita forma.

La parte que está hecha
con el alma es la que te habla,
con esa gracia que sólo
los besos encierran,
la parte que comprende al amor
transformándose en un poema,
hecha con el alma
como un sonido entre juncos,
consuelo que la brisa
roza sobre el camino.

La parte que está hecha
con el alma es la de este afán sin nombre,
la del primer amor entre tú,
la mujer que amo y yo el hombre,
la parte que el viento lleva y trae
como un amor soñado,
hecha con el alma
contagiada de silencios,
como nace un cielo a la vida,
sin muros.

La parte que está hecha
con el alma no sabe de límites,
y se extiende desde las manos
ávida de todavía,
la parte que ninguna herida corrompe,
y en mi pecho sus alas sin más horizonte que tus ojos,
hecha con el alma
como un huracán henchido,
como un amor que no puede detenerse,
como labios que no palidecen,
como brazos que aguardan siempre.

La parte que está hecha
con mi alma no es ni objetiva ni discreta,
te encuentra tan sólo me piensas,
te pierde entre la lluvia,
te vuelve a buscar escapando de la rutina,
es tu decisiva complicidad,
tu tiempo,

la parte que cae como las hojas secas de otoño,
desnudando su verdad sin proezas,
hecha con el alma y a veces con palabras,
para que te llenes de mí.

La parte que está hecha
con el alma,
y yo te siento a todas tus horas.

T de S
MRGC
Namaste

Pensándote

Pensándote

 
Como yo te amo
así navegamos,
sin bandera,
y mi pasión te busca mientras
mis sueños dibujan
un silencio de ti,

el de tus manos,
buscando quizá mis alas,
el de la noche que tu boca
aguarda por mi mirada,
el del preludio de plata
que la luna derrama,
mientras los sueños azules
esperan por ti,

y un romance rebelde me riza el cabello,
y fuiste en mi espalda mis dos ríos,
y necesito de ti,
y de la penumbra de tus labios
sin tu ausencia.

Como yo te amo,
así tiembla tu voz en mi alma,
como un cándido rubor entre mis sábanas,
así mis manos buscan en tus manos
el esquivo mar de tus pudores,
así a veces en mis deseos te encuentro,
peleando por ti
y mi derecho de amarte.

Hermosa tú como yo te amo,
sorprendiendo a mis ojos
sin límites y sin retorno,
hermosa desde el insomnio hasta el alba,
devorando el tiempo con un amor transparente.

Mis pasos se vienen lentos cuando suspiras,
como un amor de tarde,
asumiendo al instante que es
imposible mirar al mundo sin ti.

Como yo te amo es pretenderte alcanzar
cuando todavía no he visto nada,
es esperar que llegues sin nombrarte,
es asombrarme de ser nosotros
y no asombrarme de descansar en ti,

como yo te amo es reclamar que me ames,
que me ames sola en tu azar aprendiendo a quererme,
que me quieras con tu corazón sin excusas,
que me asumas sabiéndote aquí,

como yo,
que te amo para no poderte olvidar,
que te olvido queriéndote soñar,
que te amo entre siempre y jamás.

Como yo te amo
vaya uno a saber,
si bastidor,
si un noble rostro sin tu permiso,
lentamente rocío
pero siempre pensándote.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 15 de mayo de 2014

Rieles de la Paz

Rieles de la Paz

 
Es la Paz,
siempre es la Paz
la que a veces se oculta
y otras parece huir,
la Paz que de muros de sueños
se viste de máscaras para nunca dejar de ser,
la Paz en un contínuo ejercicio de letras
como un sereno amante,
o como un hábito de las sombras,

Paz que cual cántaro se levanta
y es voz de las aves,
intemporal,
ansiosa,
sucesiva,
mágica,

Paz que se desata cuando todo el
cuerpo golpea las pesadillas,
y es oído que se hace llama,
y fortaleza en mitad de la guerra.

¡Buen día Paz!,
tienes que creer en un ejército,
un ejército de manos necesarias sin rencores,
un ejército de siempre la voz
más allá de las miradas,
de aquellas palabras que siempre llenan,

flor,
paciencia,
justicia,
Paz fuente de vida que siempre quema
cuando la encuentras.

¡Hola Paz!,
te extrañaba,
saberte aquí es conservar intacto tu paisaje,
¡cuando me ames simplemente llámame!,
mi amor esperará por ti
siempre en el azar.

¡Quédate Paz el tiempo que quieras,
por ejemplo todo el tiempo!,
aquí puedes reconocer tu corazón,
¡todo es con vos!,
el pasado está muy lejos,
el cielo es hacia ti.

¡Bienvenida Paz!,
aunque contigo traigas viejos dolores
y algún que otro milagro.

T de S
MRGC
Namaste

Para decir te amo

Para decir te amo

 
Porque de mis sueños
renacen alas que sólo yo veo,
y te vuelvo a buscar donde sólo yo sé,
en mi sonrisa,
en mis caricias,
en mi verdad,

porque mis partes
son tu lugar preciso,
porque en mi alma hay un punto fijo
y son tus ojos en mí,
porque te me quedas viendo
y el tiempo es urgente
cuando me dices TE AMO.

Te propongo un trato,
que a la sombra de un árbol
sin haberme encontrado
me digas lo que sientes,
con la misma intensidad
cuando el agua es suficiente,
amándome como si el cielo
no fuese de una infinita distancia,

amándome siquiera ser un poema,
y te detengas a pensar en mí,

porque de la orilla de mi boca
el susurro de tu voz,
porque la razón de este sentimiento
me acompaña desde la luna,
porque te pregunto dónde estás,
y en el balcón de mi inspiración yo siento tu cuerpo,
porque en busca de un camino sin huellas, tú,
de la misma edad que yo,
pero mucho menor.

Todo empezó así,
con un amor sin razón,
tu silencio me empujó
y entre los dos, sólo pasos,
y me senté a escribirte a la existencia
de palabras para decirte TE AMO,
y te amé con tanta fuerza que en versos
me transformé en lo que siento,

con tu imagen en mi mente sin murallas,
creyendo en la certeza junto a ti.

Cuando llegues a mi vida
por favor lee esto,
¡quiero estar aquí,
contigo algo siempre debe esperar!

Me gusta cuando entiendes
que las letras no son letras.

T de S
MRGC
Namaste

miércoles, 14 de mayo de 2014

Ese poeta

Ese poeta

 
Tú sabes que nunca
sabremos el por qué,
todo es como mágico,

no dejamos que termine
el día sin sabernos un poco,
aumentamos nuestros sueños
creyendo en nuestras palabras,
que pase lo que pase
somos esta poderosa
obra que continúa,
sin un por qué.

Nuestras mutuas manos
nos acercan al amor
y tú y yo nos resignamos,
somos simples,
como pequeñas cosas
por los tejados del mundo.

Hacemos poesía de lo que somos,
hasta del sonido de nuestra propia voz,
nuestros instantes cualquiera
nos alzan los ojos y nos miran,
como si recordaran cada verso
que aún no escribimos,
como si en un rincón jugaran al ajedrez
el alba y sus dos colores.

Somos amantes de
nuestros nombres,
como un atardecer que
contradicen los faroles,
conjeturamos sobre nuestros
propósitos y nuestros cielos,
y asumimos las paredes
como una razón caprichosa,
y no sabemos el por qué.

Las horas nos definen,
gastamos la noche en intimidad
y somos la misma virtud que nos elige,

nuestro amor está hecho de viento,
y este viento es como un río
que parece río de un río interminable y así,

¡habremos de mirar para
que no se vea la distancia!,

¡habremos de liberar el alma
para que el despertar recobre su debido lugar,
el presente!,

¡habremos de ser aquel que cree en el amor,
ese cómplice de venturas y desventuras,
ese poeta!

Tú sabes que nunca
sabremos el por qué
y no nos gusta fingir,
en las letras está la esencia
de los que interrumpen,
en los silencios,
un asombro entretejido del mar,

¡somos abismo y azar!,
de a ratos me quedas tú,
de a ratos este poema.

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 12 de mayo de 2014

Pero te doy todo

Pero te doy todo


Más de una vez me siento
como que no pertenezco,
como si no tuviese la
certeza de estar,
como si a todo lo cierto
valiera suponer,

y todo se hiciera silencio
como un desnudo cuerpo,
y yo tratara de escribir derramándote,

pero te doy todo,
todo mi nombre que grita tu nombre
desde mi corazón,
toda esa vanidad de imaginarte
sin que sepa qué
entre tanto remolino,
todo mi oído que de a ratos se pregunta,
¿cómo pude esperar todo éste tiempo sin ti?

Más de una vez quisiera
salirme de los espejos,
y apartarme del olvido
de las mismas ropas,
y ser ese amante precavido que
sólo sobrevive al amante,

y como un objeto perdido
rendirme al vigilante,
y yo tratara de llamarte donde ya no te busco,

pero te doy todo,
toda mi voz pasando por tu voz,
todo el café que siempre cuando empieza a llover
a mí me da por compartir contigo,
todas las esquinas que invento
como un signo de libertad,
mi mayor verdad,
todo lo mío hasta todo lo tuyo.

Más de una vez quisiera encontrarme
escrito en un pequeño papel,
y con pequeñas palabras
deslizarme a por tus dedos,
y como un fuego lento sin nada más que las manos,
poder ser el instante que desde antes
la piel ha sabido,

y poder mirarte más de lo que pido,
y entrar a ti así sea en trocitos,
y quererte saber con esa ansiedad de puertas abiertas,

pero te doy todo,
todo lo que hicimos aunque aún estén las hojas en blanco,
todo el llanto cuando la medianoche
parece llevarse mis ojos,
todo mi rostro por completo al alcance de ti,

pero te doy todo,
todos mis momentos en donde la luna
parece colgar hora tras hora,
todas mis pausas aunque sean un paso
cuando por tu boca,
todas mis ventanas cuando
de pies a cabeza fui rocío.

El amor a veces me viste de pobreza
pero te doy todo,
como un viento que me puebla desde el alma.

T de S
MRGC
Namaste

sábado, 10 de mayo de 2014

Mitades

Mitades

 
Te necesito
y no lo digo para quejarme,
me niego a sostener
mi próxima nostalgia sin ti.

Como una mariposa vuelo
desafiando mis ojos,
y ataco mi silueta con giros
como inventando mi fragilidad,

y vuelo sobre mí,
es mi retorno a flor
como quien tropieza,
y descubro los vientos
prolongados de este amor.

No lo digo hacia dentro como los sueños,
tu cuerpo desnudo es a mis labios
como mi cama a mi noche,
y voy lento uno a uno
como degustando tu presencia,

¡quiero un beso de amor
con una pequeña palabra!,
¡quiero el anhelo de ser yo
cuando tus dedos!,

¡quiero la prueba humedecida de nosotros!,
quiero tu rostro y mi rostro
y volverte a mirar al despertar.

No lo digo para que
haya dos pieles abiertas,
ni para que las manos comuniquen
las últimas noticias de la espera,

lo digo porque te necesito,
y necesitarte es ponerle cadenas al frío,
lo digo para que podamos rozarnos
al andar en el silencio,
y un deseo de encontrarnos no pueda explicarse.

Quizá soy un hombre
escondido como el inicio,
y me gusta verte de lejos
para adivinarte,
tal vez no te amo a la ligera
y te ame impregnado de ti,

como un espacio íntimo,
como un columpio que de vez por todas
no es ni descanso ni horizonte.

No lo digo para que mis ventanas se asomen,
ni para que tus puertas sean hileras
corriendo hacia mí
arrancándome la vida,

lo digo para que tu
nombre y tu boca
se acerquen a mis labios
y a mi nombre,

igual que yo,
igual que tú.

T de S
MRGC
Namaste

El primero de tu nombre

El primero de tu nombre

 
El primero de tu nombre
no lo olvido,
sería como olvidar su espacio
entre lo profundo y vacío,
ese respiro que despierta al viento
derramándose en ecos,

y cuando abre sus ojos el día, me penetra,
y se anticipa a los pájaros,
a mis pájaros
reposando en mí su silencio.

El primero de tu nombre
vibra en mi pecho,
es como una rama que danza en el aire
a fuerza de nadie,
como si una desnuda ola
estuviera siempre de viaje,

y entre irse y quedarse los besos
se volviesen circular,
sin nombres,
como un camino andado y desandado.

El primero de tu nombre es la misma
sílaba de mi sangre,
es mi pausa en un vuelo de un instante,
es mi tiempo disperso revuelto en mi cabello,

¡y se mueven mis hojas cuando escribo,
y lluevo por tu espalda cuando leo!,

porque es tu vientre desplegado,
es tu nombre dos barcos bajo mi cielo,
puerto que me enamora
como poesía de mi naufragio,
reflejo de mis espejos en donde me encuentro
calmando mi sed.

El primero de tu nombre
es la cima de mi vértigo,
movimiento mismo que se desata,
como el otoño,
cuerpo de aliento sin palabras
y también de luz,

ligero,
adolescente vuelto mi alma,
amordazado,
como pretender escribir tu nombre
a sombras de madrugada,
este lugar.

Incansablemente tú estas y yo estoy,
como si el primero de tu nombre
fuese un puente,
tú haces tus cosas,
y yo con lo mío y tú en mí a toda hora,

y tu voz hasta mi más íntimo rincón,
y mi corazón compensándote mi retardo.

Si, yo TE AMO.

T de S
MRGC
Namaste

miércoles, 7 de mayo de 2014

De amor me estoy sintiendo

De amor me estoy sintiendo

 
Si vas a amarme
no te limites,
que para el agua indecisa
no es lo mismo llegar al río que al mar,

si vas a amarme
extingue las normas
y ten el anhelo de empezar,
estoy al borde,
hacia ti voy despacio.

Estoy hecho de sueños,
todo lo que tiene mi cuerpo
es desnudez,
brisa que me abre los ojos
volviéndome vulnerable,
querer que silencio me viene
y me besa los labios,

estoy hecho de tiempo
y quiero dártelo,
no es mi boca,
son mis besos
que escapan de mí sin preguntas,
será que te estoy besando desde lejos.

Pensar en ti es entregarte
desde mi piel que arde hasta mi memoria,
es consentirte invitándote
a que pases por aquí,
por aquí con tu voz que no duele,
con tu mirada exacta que sólo me llena el alma,

por aquí con tus formas,
igual que un viento de olor a maderas.

Es constante mi amor para dar contigo,
como el aire,
como la nada o todo un grito,
a veces es como repentino,
tú subes lenta por mis noches,
no eres de luna pero sigues mis ansias,
y me tomas las manos y todo es cierto,

y me confirmas mi verdad,
te presiento.

Si vas a amarme
no te rindas,
yo estoy abrazado a ti sin más,
desde este inmenso lecho de la distancia,
lo que eres me lleva,
estoy mirándote clavado en tu mirar.

Si vas a amarme
de amor me estoy sintiendo,
y mientras yo te sienta,
todos los sueños pueden ser realidad,

conmigo y contigo extensamente
por el ancho mundo,
y tu nombre y mi nombre
a nuestra llamada,

si vas a amarme,
deja de amarme así para amarme más.

T de S
MRGC
Namaste

martes, 6 de mayo de 2014

Noche de pasión

Noche de pasión

 
Sólo la luz de la lámpara
me acompaña,
sólo el ocaso de las sombras
me embriaga de tus ojos
como en un sueño,
un claro y melodioso sueño,

para que tú como una ola me encantes,
para que yo no tenga retorno,

es que quiero encontrarte una noche sin motivo,
y tan sólo preguntarte si me quieres.

Por la piel me sube un río
con tu mirada,
con tu boca,
un claro instinto de ver todo distinto alrededor,

¡déjame penetrarte con mi oído!,
¡permite que tus gemidos me labren este espacio!,
¡codicia mis secretos en la tibia quietud de nuestra cama!,
¡siente mi aliento a tu costado!

Noche de pasión esta que derraman mis manos,
mis ilusiones te buscan
buscando quizá tus alas,
y vientos de besos me arrastran
con el orgullo de un asta,
y airoso mi aire nacido,
entre extremos de lluvia y de calma,

y una fruta propagada como raíces gallardas,
y sobre mi espalda despunta el alba
con su cabeza muy alta.

Toda la noche esperé por ti,
como el último rincón y el primero,
toda mi pasión quise tenderte
como un mar entre dos mares,
en tus ojos este hombre arde,
me encontrarás en tus espejos.

Me he negado a cerrar los ojos,
abiertos ante el cielo ya soy rocío,
un cuerpo futuro que esta noche volverá a ser tuyo,
tuyo, con la firmeza de una hoja de labios suaves,
con la tibieza de quien empieza y se desliza,
con los latidos de quien la noche continúa y cae,

y tú mujer primera,
de cuerpo claro y sangre que jamás se termina.

Dicho,
esta noche te espero,
donde brota la hierba,
donde tanto amor se agrupa,
donde sobre la piel, el aliento,
y bajo la piel, el alma,

¡esta noche
el amor puede ser eterno
y puede ser fugaz!,

mi tinta es de noche profunda y tú,
la punta de mis dedos.

T de S
MRGC
Namaste

Enamorado

Enamorado

 
Me he poblado de tu vientre
y de tu amor,
de tus altos ojos
creciendo hacia mí,
y tu nombre evoco fijo,
y te empiezo a sentir,
de punta a punta como una ambición.

Me he vuelto raíz
y te resuelvo en mi alma,
y te declamo mi amor dejando
mi deseo en tu espalda,
y te entrego mi amor
como tú ahora,
arrimada a mí,
dándole a mis dedos tu voz y tu silencio.

Me he sentado de ti
y voy a tu lado,
tan extenso como el cielo,
tan corazón como relámpagos,
sé que soy tu encuentro,
apenas flor, apenas rama,
apenas tu cuerpo cuando ser vírgen
y libre es toda la claridad.

Me he enamorado de ti
desde ahora y desde siempre,
estoy sediento mas no es de beber,
de mis manos al amanecer y tú aquí,
de que quieras acabar para volver a intentar,
tantas veces y tantas sin desfallecer.

Crecí y es para ti,
estoy hecho de tus porciones breves,
y como un hilo de río me dices TE AMO,
y semejas tanto tiempo
y recién nacida,
y vuelves como lo fuiste,
mi amante,
todos mis sueños,
mis letras.

Me he caído de ti
por mis interiores caminos,
como esa brisa que nos abraza a los dos,
ocaso infinito de mi amor
entre tu sonrisa y mis ojos,
fuente teñida de ti y de tu amor,
con motivo de tu luz.

Quiero darme cuenta
pero no es necesario,
de ti estoy enamorado,
de atraerte hacia mí,
de tu pecho junto a mi pecho,
de tu sentir y tus deseos,
de tu piel junto a la mía
y puedas saciar mi boca,

de tocarte y que no me alcance
porque en tus brazos quiero sentirme,

sí, puedo esperarte sin cansarme en la espera,
sí, puedo soñarte sin rendirme,
sí, puedo tratar y tratar sin extenuar mi voluntad,
sí, tuyo es mi mundo, poema de mi vida.

Me he quedado en ti
desde que tropecé contigo,
y le di al viento tu nombre,
y a las nubes mi suspiro,
y le di a mis labios tu palabra
como un Quijote de libros,
y te quise constante por la
savia de mi sangre,

enamorado de ti,
clavado en tu página diaria.

T de S
MRGC
Namaste

Que te amo hoy

Que te amo hoy

 
Al amor le escribo por las dudas,
a ese quebranto que enturbia mi
visión de vez en cuando,
le escribo pronto como un viajero que retorna,
trayendo consigo suaves caricias
y fervorosos besos,

¡es que quiero sentirlo,
palpitar desde su fondo
muy hondo desde mi alma!,
¡es que quiero sus ojos y mi mente poblada!,

¡tómame ahora, no es tarde,
ahora que te amo ni ayer ni mañana,
que te amo hoy!

Quiero darme cuenta que estás
y escribirle primero a tus ojos,
al milagro sin fin de tus instantes,
a este vivir sin rumbo y sin distancias,
a esta ansiedad de amarte,

al amor que mi carne rasga
cuando me desborda el corazón,
al temblar de cada temblor
cuando mi pecho se comprime,

¡y repito tu nombre para estallar,
para convertirme en ti y aspirarte en un soplo!

Al solo momento le escribo,
a esa hora de estar contigo
donde tuyo y mío y que nadie nos mire,
le escribo a esa inesperada fuerza
que me hace ser paciente,

hasta que esa brisa que asoma entre tus labios
se pose en mis labios,
hasta que el marco de la ventana
me acerque tus gotas de lluvia,
hasta que en la noche despierte
y entre las sombras inciertas te encuentre,
y te haga el amor sin mediar palabra.

A tu amor le escribo,
a esas manos con las que un día
sellarás mis gritos,
a esos pétalos que me llevarán
hasta el umbral de tu camino,
a ese hombre que soy contigo,

raíz de tu árbol,
cauce de tus aguas,
giro en torno de tu eje,
plenitud de tu alba.

Nada más,
que te amo hoy,
que desde que vives en mí
todo reclamo a la vida es absurdo,
tú eres el color de mi realidad,
la realidad de mis sueños,

que te amo hoy,
como el viento que nunca duerme.

T de S
MRGC
Namaste

Íntimo

Íntimo

 
"Yo te diré mis sueños,
si dejas tu cabeza
en mis dedos
y tu cabello como enredado en mí".

A veces abro mi alma
para que me penetres,
y bebas de mis fuentes,
y en mi lecho dejes tu inocencia
como tantas noches el insomnio,

a veces en la penumbra
de mi cuarto mis excesos,
fulgor del amor de ti
cuando me besas,
cuando me enseñas las líneas
de tu cuerpo señalándome a mí.

No sé si desnudarme hablándote al oído,
¡quisiera robar tu hermosura
como un lívido amante!,
¡quisiera que el tiempo me
cumpliera aquel pedido!,

que un impulso me lleve
y alzar los ojos,
que un suspiro me responda,
que tus manos,
pequeñas princesas en el mundo
de nuestro corazón.

A veces quisiera adivinar
si el destino quisiera que
yo fuese tu dueño,
tu secreto pintado de quietud,
tus palabras,
y que tus ojos y mis ojos
una sola mirada,
y que mirarte siempre
sea trazar un camino,

un camino de ensueños
donde se evaporen las horas,
una brisa que sólo vaya hacia ti.

Yo sé que a veces soy sin rumbo
a capricho del viento,
es que a veces soy reflejo
de un punto infinito,
de una sola gota,
una mariposa sobre el paisaje
ante el azar sin respuesta.

A veces soy ojos color
de una tarde pensativa,
y te imagino en mí,
rociada en mí como si tuvieras cien bocas,
salvándome a mí, serena,
donde el amor se me abisma.

A veces nada tengo de ti
y sin embargo soy tuyo,
sentado junto a tu puerto,
junto a tu cuerpo crecido,
y mis labios de luna
conociéndote sólo a ti,

¡sólo a ti!,
he aquí mi historia,
voladora en el vuelo pretendiendo tu voz.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 1 de mayo de 2014

Casi todo

Casi todo

 
La verdad es que te encuentro
en casi todo,

en las noches que ya
no puedo tanto sin ti,
en los días que la esperanza mía
se alza en el porvenir,
en el mundo que quiero
al fin de cada jornada,

te encuentro y te amo
en vez de amarte menos,
te encuentro,
¿qué quieres que yo haga
con este tonto corazón?

La verdad que es hermoso
figurarme las horas de tus días,

los sueños que te inspiran,
la curiosidad de tu bohemia,
la íntima razón de tu alma desnuda
que sin que estés aquí,
me tiemblas en las manos,
el silencio que me sostiene de ti,
mi silencio que llega a ti como un gran espejo,

casi todo es mi cuarto,
y yo te amo cuerpo,
y yo te imagino aquí,
y yo te imagino llegando el momento
de quedarte conmigo a solas.

La verdad es que en cada instante estás,
y me enlazo a tus brazos palpitante,
y paso el tiempo llamándote,
¡amor mío,
mi amor,
inicial de mi vida!

casi todo son tus costados como bahías,
y el amor te rodea como médanos rendidos,
y el amor se eleva sobre ti
hacia tu belleza,
y el amor nace cada día,
con los ojos y los pies nuevos,
prodigio del milagro del amor sin límites.

La verdad es que aquí me tienes
como aquel día,
lo mismo que cuando te cito,
ya soy todo verso y todo poema,
gemido que no puedo gemir sin gemirte,
¡la vida tengo de ti clavada en la piel!,

casi todo es el amor que me debes,
casi todo el amor que lanzo contra el viento,
casi todo el amor que desde lejos repite tu nombre,
casi todo el puro pensamiento de ti,
y mi sangre a mi poesía.

La verdad es que entre el aire y el amor
bien puedo llamarte mía,
mía para siempre y de repente,
mía como el pulso enamorado que traza la carta primera,

casi todo es de ti,
de mí,
de nuestro grande amor.

T de S
MRGC
Namaste

Silencio tímido

Silencio tímido

 
Si hay silencio,
déjalo,
el árbol calla cuando está creciendo,
las nubes viajan y adelgazan
cuando el cielo las suspende,
y no se oyen,
no se oyen los recuerdos que
queremos gritar,
enmudecen,

deja que el cristal se empañe,
el rocío de la lejanía es un campo lento,
de silencios inmensos,
de remansos,

¡que se quiebren la manos en bandadas,
que el aire lamente haber callado!

Deja que el silencio huya del silencio
en extraña armonía,
como una palabra herida
sin aliento y sin labios,

que el silencio todo lo abarque,
las espaldas,
el mundo,
las sombras,
las llamas,

deja que se desplome en el pensamiento
esa luz invisible
y como el mar,
todo lo camine en el tiempo,
y seamos tú y yo dos cuerpos,
las raíces y el desierto,
y cual cántaro esa mirada interior que se despliega,
ese vértigo que nace y sueña,
y que el silencio sea interminable
desde la garganta hasta los ojos.

Deja que el silencio
nos ciña a su pecho,
que como un río de beso infinito
nos funda en besos sin límites,
que tu nombre y mi memoria se acaricien a oscuras,
que nuestra voz se agote de impaciencia,

deja que nuestras miradas abran sus alas,
y seamos un silencio transparente
vibrando desde la quietud.

Si hay silencio,
déjalo,
que los suspiros no alcancen,
que los abrazos quieran morirse sin nosotros,
que las pausas no tengan color
y los vacíos se detengan,

me gustan los silencios que abren un corredor para tu vuelta,
los silencios que insisten como el amor,
que como una lluvia de hojas se renuevan,

¡déjalo!,
la poesía no es más que un silencio de letras.

¡Ya sólo tú me habitas!

T de S
MRGC
Namaste