martes, 1 de abril de 2014

Tú y yo y un mundo

Tú y yo y un mundo 


Donde mi amor
es el lugar donde el viajero regresa,
donde la noche reclama
hallar al amor de pronto,
donde mi cuerpo no se acostumbra
y quiere amar, así sea tontamente,
donde a tu lado es desde la puerta
hasta las sábanas,
donde mi amor es el lugar,
donde tú duermes y yo, tu aire y desvelo.

Donde mi amor
es el sendero que guía tus pasos,
lentos como hojas de otoño,
constantes como las palabras que se hacen de miradas,
donde no puedo ser hombre sin ser poesía,

¡es que cuando estoy en ti sé algo,
es que no somos distintos sino el mismo costado!,

donde me haces falta para andar,
para escribir,
para ver,
para soñar,

donde el amor es contigo
y contigo lo dice mi cuerpo.

Donde mi amor es tu nombre y me lo digo,
como le digo a mi sangre que te desee
encendiendo las manos,
hechizando tus ojos,
donde en tu rostro puedas sentir
que te estoy viendo y amando,

viendo como te miro, perfecta y deseada,
amando como se ama con ese amor urgente desde el alma,
viendo como se toma el viento, desde el silencio,
amando como se quiere, sediento.

Donde mi amor es el suspiro de dos cuerpos desnudos,
y la noche como siempre, en todas partes,
donde la piel es muchas veces de transparentes caricias,
donde estás en cada cosa,
en todo instante,

donde de tanto escribirte y hablarte
hasta en la sombra del agua tus gotas,
tus hojas de amor rocío,
y mi corazón sencillo de amor por ti.

Allí, donde sabes a mi amor,
donde me reconoces incansable,
donde en mis labios te sé dentro,
como dentro el mañana cuando estemos juntos,
tú y yo y un mundo
porque no nos faltaremos.

Donde mi amor es el portal
donde el viajero llama,

¡ay amor loco que vive el día!,
¡ay amor que encuentra sin ir a ninguna parte!,
¡ay amor de amantes, de los que creen en el amor!,
¡ay amor que te das cuenta!,

donde todo eso que tú haces a mí me enamora.

T de S
MRGC
Namaste