martes, 15 de abril de 2014

Savia de amor

Savia de amor

 
No depende de ti que me ames,
ni del tiempo,
no depende que tu mirada me
encuentre y consideres que el
amor es un camino amplio,
no del silencio que sientes
contigo cuando dependes del aire,

ni del existir simple de un suspiro,
ni de cada minuto en que la vida no pasa por pasar,
no depende del corazón,
sino de tus hadas en libertad.

No depende de mí que te ame,
ni de los versos que escribo,
soy como ese pasajero invento de gorrión,
o tal vez ese comienzo del sol
que nadie explica,
que es natural,

amarte es como el azar,
tiene sus propias ramas,
un mundo encierra mi pecho
cuando mi voluntad acierta,

no depende,
el amor es según se da,
el sueño es según el fuego.

No depende de ti que me ames,
me ves,
como soy yo te veo,
caigo lento sin que me pese la suerte,
todas las fichas en mi juego son iguales,

y tú me amas como siempre,
con el arrastre de otras vidas,
y tú me amas sin preocuparte,
mañana será otro día,

amarme es la noche agitada
y el alba abierta,
es como el agua transida en las aceras,
te me quedas viendo callada,
y yo muero porque me toques otra vez.

No depende de mí que te ame,
igual que en el amor,
estoy lleno de pájaros
y de espejos y de manos,

en una especie de marco he dejado fotografiado al cielo,
para estar escondido en algunas nubes,
para ser de las gaviotas su secreto,
para ir a tu encuentro entre luceros y estrellas,

no depende de mí,
yo no tengo alas.

No depende de nosostros el amor,
como lo entiendo,
en la punta de sus pétalos
la rosa sólo sabe del viento,

y un día cualquiera un hombre y una mujer se quieren,
y las flores un día despiertan
y son trinar y primavera,
y un día cuando todo se ha ido
las hojas caen para volver a suceder,

es que no depende del amor,
no le importa,
el amor está muy seguro de lo que arroja al aire.

¡Te miro amor,
tuya la savia!

T de S
MRGC
Namaste