jueves, 24 de abril de 2014

Romance a mi alma

Romance a mi alma

 
Mírame de frente,
dime que siempre habrás de quedarte,
que son incontables tus deseos
de confundirte conmigo,
de encontrarme,

dime que el silencio no es tu mejor voz,
me cobijo en el hombre y en esta
fatiga sin cauce de ir por ti,
a tus instantes,

dime que no te habrás vacilante,
el umbral de esta puerta
no puede con nosotros dos.

Estoy lento,
un gajo de nostalgia se apodera de mí
y recuerdo la primera vez que te vi,
eras brisa entre mis letras,
un misterioso latido de aire
vestido de mujer,

sabías a corazón que espera,
a frágil gaviota,
a ilusión que ronda sin poderse ocultar,

y te amé,
un día te amé separándote entre lo
que no vuelve y lo que quiero mirar,
y me incorporé confiando en las cosas,
y alcé dos veces los brazos,
una a por tus ojos,
la otra deseando tus manos,
y supe de ti cerrando tras de mí el postigo del tiempo.

Y hoy dices que te vas,
como el viento que vuela por mi raído paisaje,
me dices en tu mensaje que tu barco te lleva
por inmensas playas sin oleaje,
que hueles a distancia,
que siempre habrás de amarme,

me dices que ya es tarde,
que tu niña está en mitad de la calle,
que como una hoja te arrastra el otoño y yo te miro caer.

¡Háblame!,
mis labios aún están aquí
palpitantes de amor,
¡ámame!,
vibrante de emoción
espero que me abraces,
¡quédate!,
el amor es de los dos,
en cada verso te lo digo.

T de S
MRGC
Namaste