lunes, 28 de abril de 2014

Osadía

Osadía

 
Amor,
permíteme la osadía de nombrarte así
para soñar este poema urgente para ti,
seguramente querrás saber
el por qué de mi motivo,
al cabo del tiempo transcurrido,
como el Quijote que a Dulcinea rescata
de las fieras aspas de un molino,

amor,
¡es tanto el dolor que a veces siento,
que simplemente escapo a por ti!

Amor,
porque si es la razón
y te escribo,
también pudiera ser
que necesito huir contigo,
con rumbo a estar perdidos
en donde sólo tú y yo,

amor,
seguramente es la hora
la que me hace llamarte así,
como a mi despertar
y tu mirada en mi mirar,
y que no basten las excusas,
simplemente que estés aquí.

Amor,
permíteme la osadía de sonreir,
a veces siento que me envuelve
el deseo de tu cuerpo,
y me impregno de tu aroma
y te siento a mi lado,
a veces me visto de momentos
hasta tus besos,
y se me antoja decirte TE AMO,

amor,
¡te escribo con los ojos cerrados porque
no quiero que nadie se entere!

Tu nombre es a mi silencio
como mi corazón a tu corazón,
mi osadía de repetirte
incansable es superior,

amor,
necesito tu voz,
tus labios
y no pensar más que en ti, amor,
necesito tus manos
y seguirte extrañando,
y entre siempre y jamás
estar abierto a una vida contigo.

Amor,
ya ves que no se trata de escribir por escribir,
es por ti
junto a ti,
justo aquí.

T de S
MRGC
Namaste