miércoles, 9 de abril de 2014

La más hermosa verdad

La más hermosa verdad


La más hermosa verdad que sobre mí,
que mi hogar es como la orilla del mar
que de tierna edad me cautiva,
que las llaves de mi libertad son mis ojos,
sin más oficio que el sorprenderse,
que jamás me pongo freno por lo que es justo,

porque me quiero bien sin más reflejo que los pájaros,
sin más aire que su vuelo,
porque descanso mi cuerpo en la sencillez del viento,
porque mi mano es mi suelo,
y sigo corriendo al sol con la ambición
de los que ya lo intentaron,

que camino entre brisas sin saberme cierto
arrancando voces a los casi ecos,
que de pequeñas a pequeñas sílabas
voy por todos los silencios,
que sin más arma que un verso
de poetas y escritores yo escribo,

que me siento vivo cuando tu complaciente amor me inspira,
como tu belleza a quien cela la luna,
como la intensidad de tu calma blanca y pura,
como tu cuerpo de amanecer comprensible,

así el amor centro de mi atención,
la más hermosa verdad que sobre mí.

La más hermosa verdad,
el justo poema en que mis ansias te piden,
que te llenes de mí,
que me ayudes a derribar esas puertas que como
anclas aún nos ponen límites,
que puedas ser,
que me tengas,

porque ser tuyo es ir juntos,
porque yo puedo correr fuera de mí,
porque te quiero encontrar.

Que parezco inoportuno cuando en realidad
estoy provisto de lo necesario,
que los objetos más valiosos que tengo no se compran,
que mi mejor obra de arte es mi alma,
que vibra conmigo cuando siento contigo desde mi garganta,

tú, la más hermosa verdad que sobre mí,

¡voy al azar, te invito al azar conmigo!

T de S
MRGC
Namaste