sábado, 5 de abril de 2014

Cuando me escribes

Cuando me escribes

 
Cuando me escribes
imagino tu voz,
y tus labios como un abanico
que de tanto en tanto tu alma esconde,
y el viento que de tu boca parece murmurarse en la lluvia,
y tu aliento solitario que mi pensamiento inunda,

imagino que callas cuando tu voz me escucha,
y los ecos de tu pasión cuando repito tu nombre,

imagino que cobras días en mis sueños otra vez,
y tu voz,
como un nido cautivo en mis poemas.

Cuando me escribes
imagino tus manos,
y sobre mis manos posándose miradas,
imagino un amor que nos imagina en besos
y vibrando al son de los ojos,
y sabiendo que nuestra razón,
nunca semejó a la plenitud
de los diez centímetros del amor después,

imagino tus brazos y el silencio de las palabras,
imagino que me amas,

y tú calmando mis ansias,
¡y yo permitiéndome pensar tantas cosas!

Cuando me escribes
imagino tu piel
frágil como el horizonte,
como esas veces en que posado en la ventana
le pregunto a las hadas si pensarás en mí,

te imagino cerca y a la vez lejana,
¡es como si la fuerza de tu amor derrumbara barreras!,
y te imagino conmigo y también dispersa,

porque te imagino en los ojos que miro cuando cierro los míos,
porque te imagino al desear tu cuerpo y yo contigo,
porque te imagino cuando sólo imagino que despertarás aquí,
y te imagino burlando al destino y dándome vida.

Cuando me escribes
te imagino leyendo este poema,
y tú entrelazada entre tu piel y nuestra cama,
y te imagino y tu mirada fija y mis ganas,

mis ganas de amarte como cuando me inspiras,
mis deseos de ser tu aire esbelto por tus líneas,
mi espera a tu puerta como un enamorado,
mi regazo y tú a mi lado, entre estas horas y para siempre.

Cuando me escribes imagino tu espalda
como un costado silencio,
como un encierro de amor buscando mi refugio,
y te imagino,
y los dos apretando nuestras manos.

Tal vez, acaso un día,
tus ojos se me queden viendo,
¡quizá hasta me reconozcas!,
mientras tanto te imagino a que me dirás TE AMO,
¡el lugar lo decides TÚ!

T de S
MRGC
Namaste