viernes, 7 de marzo de 2014

Vanos intentos

Vanos intentos


Intenté que rimara el
verbo amar en tus labios,
pero me caí en tu boca,
es que tus besos son como una voz de río,
como el lado mío que es tu lado
que serpentea por mis venas,
como cuando miro el reloj y tú no llegas,
intenté que rimara el verbo amar sin caducar.

Intenté me miraras sin mirar,
que me dejaras expuesto, desnudo,
transparente y sencillo,
pero me perdí en tus ojos,
es que tú me desgarras con tu amor decantado
desde muy adentro,
es que tú cada vez que me arrancas del mundo
te asomas a mi alma,
como si regresaras del asombro,
intenté que me supieras sin riesgo y puro, a por ti.

Intenté recorrerte tramo a tramo, como a la vida,
que tus pupilas fueran suficiente para mi destino,
que tus manos se quedaran por siempre,
pero tu silencio de amor fue profundo,
¡tanto que a tientas avancé como un ciego!,
y descubrí tu piel imprudente,
y la incertidumbre de tus pájaros,
y lo común de las cosas que es la mejor parte de ti,
intenté tu corazón esculpir,
pero me quedé en una palabra.

Intenté todas las promesas
como si nunca supiera de ti,
como si permanecer y descubrir
fuesen un lento y definitivo a la deriva,
intenté mi carne viva y mi natural tendencia a esperarte,
pero se me ocurre que vas a llegar,
que tan sólo vas a llegar
como los amantes que no se abandonan,
que no cambian ni se olvidan
porque riman el verbo amar,
intenté pintar el amor en los muros, pero tú eres lluvia.

Intenté empezar de cero,
como cada burbuja de aire,
como el paisaje que despierta y quisiera alcanzar
pero no puedo alcanzarle,
intenté preguntarte como si mis dedos pudieran
y tú que me contestas,
¡te conozco desde antes!

Intenté enamorarme de ti pero ya te amaba,
te escucho desde las gaviotas,
te vivo en cada gota de rocío,
te gozo gimiéndote en cada sueño,
muero, para volver a nacer en ti.

Intenté que mis poemas no fuesen verdades,
pero todo lo que te mira son mis rimas,
pero todo lo que te encuentra son mis versos,

a veces te amo, creyendo que intento amarte.

T de S
MRGC
Namaste