jueves, 20 de marzo de 2014

Secretamente

Secretamente 


Soy un gemido que huye
sabiéndose tras de ti,
aquel que yo más quiero
desde que a ti te busco,
soy quien se detiene en las flores
que mil rocíos han derramado,
soy esas ropas que nadie podrá quitarme,

tu mirada,
tus labios,
la lumbre de tu boca,
tu mano preparada,
tu paz edificada.

Secretamente te amo con ansias de amor,
sin saber dónde estás
pero sabiéndote trascendiendo,
secretamente entiendo que mi sentir privado
te parezca bajo,
o quizá esquivo,

lo cierto es que te amo
cual amoroso alcance,
que puesto a tu pensamiento,
tu amor es a mi pecho un amor grabado.

Si preguntaras a mi alma
mi alma te dirá,
que quien yo amo se rinde,
que sabe a llama,
que siente a placer,
presencia de calma,

que su corazón es casi sólo mío
y también del mar,
como cuando anda descalza aprendiendo
a ser libre en el tiempo,
y deshoja la última rosa
con los ojos de su jardín.

Estoy sediento de ti,
aunque acepto que las cosas
tienen su tiempo justo,
sólo nace el fruto si el amor sabe esperar,
no hay barca que pueda amarrar,
sin puerto y sin cicatriz.

Secretamente te amo,
no importan las hojas secas,
ni los golpes de la lluvia,
ni la soledad,

sé que te amo entre todas,
con un amor profundo y largo,
con un amor que hoy, sin embargo,
no es más que horas tras las ventanas,
con un amor que aunque estás lejana,
te guarda por sobre las cosas.

Pasas por mi vida sin saber que pasas,
desnudas a mi amor sin saber que me adviertes,
es que secretamente te miro,
secretamente,
aprisionando en mi alma este poema.

Un día mi corazón
dejará de ser sueño plenamente,
secretamente.

T de S
MRGC
Namaste