lunes, 17 de marzo de 2014

Mi manera

Mi manera

 
No me pidas que
quiera sin ti,
¡no puedo!,

las hojas seguirán cayendo
secas a tu andar,
el amor nuevo aparecerá
escondido en el alma,
y como un destello de ensueño
se posará en tu rutina,

¡no me pidas!,
amarte así es mi manera,

hasta mi rincón más estrecho me habla de ti,
soy como un niño que te cela
asomado a su ventana a fin de verte pasar.

No me pidas que no te mire
cuando mis ojos te hablan en silencio,
cuando te encuentro en el hombro de cada árbol,
en los pájaros que nacen de mí
cuando yo nombro tu nombre,
no me pidas no ser el hombre retórico de tu amor,

"es que te amo al amar
sin preguntarme por qué,
porque quien ama sin saber,
es toda su razón de amar".

Mis versos hablan de ti desde antes,
es que tú despiertas mi goce,
me enciendes,
por ti soy un poeta desnudo y despojado que cede,
por ti soy inmenso cuando me tocas,
la verdad de tus preguntas,
la lucha de mis labios y de tus labios, de alguna forma.

No me pidas que no exista
si tu existencia es mi palabra,
es que soy idéntico a ti,
me llevas con sólo pedirlo,
me despiertas hasta hacerme soñar,
yo te llamo poesía
y tú me respondes, quizá.

Más allá del amor
nuestros nombres se levantan,
es que más allá de nosostros
la vida nos reclama,
a ti que me pertenezcas,
desde las estrellas hasta la aurora,
a mí que me extienda sobre tu cuerpo y tú en el mío,
para ser como un río bravío y repartido que se inclina.

No me pidas que no te ame,
mi sangre no tiene pausa desde el primer día,
he derribado gigantes para seguir a tu instinto,
he deseado ser distinto para llegar a tu puerta,
con un amor que te quiera,
con un querer que como un viento impetuoso sea,

y yo quiero sonreírle a tu rostro y que tú me sonrías,
y yo te quiero fugitiva y que repentina llegues,
y yo te quiero con miedo pero diciendo basta.

No me pidas,
donde yo sea,
en mi pecho descansarán tus alas.

T de S
MRGC
Namaste