jueves, 27 de marzo de 2014

Iré

Iré


Dime ven,
vamos a no estar para nadie ...
y yo iré,

iré contagiado de poesía
y de las rosas que exaltan su color,
iré con mis manos inclinadas
despertándote en las cosas,
iré como un temblor de la brisa
a lo largo de tu orilla,
desnudándote con mi oro encendido,
entreabriendo el ocaso de tus aguas.

Como una flor del alma
o como la alta luna me podrás sentir,
iré con mis ojos callados,
con los besos de nadie a por tus besos,
con los silencios tranquilos del aire
y me sabrás en tus versos,
esos lentos deseos que tibian tu regazo,
esos labios rendidos a tu cadencia
y ese plácido ensueño de ser tuyo.

Iré todas las tardes y todas las noches
con la prontitud de los que amaron,
iré con el movimiento de las hojas secas en caída clara,
me sabrás infinito desde mis pensamientos hasta mis pies,
y me deshojaré estremecido, amándote,

amándote como aman los que están hechos de adentro,
con el cuerpo como verdad.

Iré porque tu forma siempre estuvo en mí,
a mi lado, sin yo verte,
siempre fuiste la calma,
el sereno rocío de mi cama cuando se colma de tu esencia,
y nuestras voces nos hacen el amor,

iré inmenso y vivo,
y leve y manantial,
tu cuerpo me evocará trepando por mi pasión,
iré y mirarás,
allí donde el amor,
donde te apretarás a la dicha conseguida
y me sabrás un solo sendero, erguido, húmedo,
y en tu hombro mi cabeza.

Iré y no estaremos para nadie,
y tu cuerpo de mujer a mi entrega,
y mi cuerpo de pájaros como una flecha y su arco,

iré porque TE AMO,
y TE AMO sin preguntarme el por qué de mi amor.

T de S
MRGC
Namaste