miércoles, 12 de marzo de 2014

Como a ninguna

Como a ninguna


No pretendo apurar los cielos
cuando te veo y me miro,
por sobre el hombro del horizonte
siento que la vida me empuja a
amarte como a ninguna,

como a ninguna cuando respiras,
como a ninguna cuando me miras
y eres todo en mi pecho,
como el último amante y el primero,
cuando tus ojos son todo lo que persigo.

Mis ventanas de par en par son a tu mundo entero,
es que ninguna es como contigo,
tú eres como la flor que se abre desnuda,
como la hermosura fresca de la tierra justo al alba,
como el rocío que desgrana en pétalos a los sueños,
como ninguna,

¡y mientras te escribo se iluminan las palabras!

Que vivas de mi amor es un fulgor,
un destello de amor de este poema,
yo quiero tu más inmenso afán,
tus manos comprendiéndome,
que imperes encontrarte donde mis versos son libres,
donde el eco rueda,
y tu nombre y mi nombre
son el puro amor adolescente.

Estoy tan cerca de ti como de ninguna,
si diera un paso más sería tu aliento,
ese soplo hecho de ti que sabe a mi cuerpo,
ese ingrávido momento al que tú le llamas besos,

es que ninguna me buscó como tú en mis sueños,
es que ninguna me arrugó el alma
como tú cuando me miras.

Como a ninguna,
así te amo con mis ojos abiertos,
así te hallo en todas las cosas,
así te encuentro, pensándote,

porque como ninguna me llenas,
porque sin ti no soy el mismo.

Pretendo ser la última persona que fui
cuando tu deseo,
cuando nuestra intimidad fue para siempre,
cuando me contemplaste en caricias
y yo fui tu amor amante,

es que ninguna me tocó como tú sabes hacerlo,
con fuerza de conquista,
es que ninguna supo reposar en mí su pasión,

por eso TE AMO,
porque te busqué un día,
como a ninguna.

T de S
MRGC
Namaste