jueves, 13 de marzo de 2014

Ahora me rindo

Ahora me rindo


Esta ansiedad de amarte
y estas horas que pasan tan lentas,
este amor que rompe mi voz cuando te amo,
estas manos que en silencio se quedan,
valientes y osadas,
esta quietud sin decirme nada,

a veces creo que estoy muy cerca de ti,
a veces tan lejos.

Un amor como este amor
es la vez primera que me ha sucedido,
me sorprende al amanecer encontrarte en mi piel,
el deseo de seguir amándote
desnudándote en palabras,
el sendero de mis caricias hecho de pliegues de cama,
el besarte hasta los recuerdos
para volver a tenerte,
y otra vez.

Quiero encontrarme en tus ojos
y marchitarme en tu boca,
quiero en tus brazos descansar los míos,
y en tu regazo dormitar mi rostro,

a veces este hombre es demasiado
y entonces el poeta se inventa en sueños,
a veces el olvido,
lo perdido,
lo casual, no es otra cosa que un escudo.

¡Ahora me rindo!,
pero no como parte de estar luchando sino,
como aquel que sabe menos y se busca en algún espejo,
esa rendición que conlleva entregarte mi llave,
la llave de mi laberinto,
de ese solitario manto y perdido que es mi noche,
donde nunca son demasiadas las estrellas.

¿Dónde estás compañera?,
¿dónde el tiempo para dos,
la rutina,
el agua compartida,
y esa rima que se abandona siempre en tiempo presente?

Bien sabes que te amo,
de la orilla de tu alma tú me has enamorado,
de la puerta de mis labios tú eres el aire,
tú tienes lo que espero,
tu cuerpo está a mi labo,
tu nombre sabe de mis ojos cerrados,

¡ahora me rindo!,
y entonces descanso,
y apretado a ti me quedo a ratos,
y tú te aprietas a mí como si habláramos.

A veces tu voz no termina nunca,
a veces el amor es nuestro propio espacio.

T de S
MRGC
Namaste