domingo, 30 de marzo de 2014

Sobre las diferencias

Sobre las diferencias

 
Yo tengo el amor,
duermo con él,
es lluvia de noche y río menor,
me tiene en sus labios
además de su sombra,
me vuelve respuestas sin hacerme preguntas,
es mi tiempo intemporal,
me quita de normas y se desvive en ansias,
siempre anhela empezar,

es sangre y alma,
desde adentro hasta mañana.

Yo tengo el amor,
despierto con él,
me inventa en su tacto y me invita al retorno,
y me besa en el rostro a fuerza de besarme,
y me habla de sueños y desorden,
nos imagina juntos por lo que vendrá
mientras la cama es una batalla sin final,
yo tengo el amor como una coraza sobre mi cuerpo,
su mirada me recorre.

Yo tengo el amor,
me encuentro con él,
mis formas son sus deseos,
en él suyo me siento,
me pone en la boca su boca junta,
y el silencio nos hace, nos tiene, nos desnuda,
yo tengo el amor y su gran pasión,
él hace lo que quiere y yo me uno a su querer,
él entra por los dos
y yo busco su centro con mi voz,
yo tengo el amor, todo y alrededor.

Yo tengo el amor cada rato que te miro,
yo tengo tus ojos cerrados
y tu goce en cada puerto,
yo tengo tu temblor de hojas y tu libertad,
y ese despacio nombre al abrigo de mis párpados,
ese nombre que en mí desciende claro,
como abiertos los atajos de las caricias,
como la brisa que prepara cada escala,
yo tengo el amor y la distancia,
y el aire repentino y dos platos sobre la mesa.

Yo tengo el amor por donde estoy,
y te presiento, te deseo, te tengo,
y te me ofreces a mis secretos
como ténue luna al sol de las flores,
eres plena donde amo,
junto a mí o en otro lado,
eres manos que a tientas claman y yo resguardo,
somos la cicatriz de un alma con su alma,
nos queremos ingrávidos sin darnos cuenta,
yo tengo el amor, lo reconozco con los dedos.

Yo tengo el amor y es jamás palabras,
estoy abrazado a ti sin medida,
estoy al borde de tu VEN CONMIGO,

¡yo tengo el amor,
los cielos aquí y allá son iguales
si queremos juntarnos!

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 27 de marzo de 2014

Iré

Iré


Dime ven,
vamos a no estar para nadie ...
y yo iré,

iré contagiado de poesía
y de las rosas que exaltan su color,
iré con mis manos inclinadas
despertándote en las cosas,
iré como un temblor de la brisa
a lo largo de tu orilla,
desnudándote con mi oro encendido,
entreabriendo el ocaso de tus aguas.

Como una flor del alma
o como la alta luna me podrás sentir,
iré con mis ojos callados,
con los besos de nadie a por tus besos,
con los silencios tranquilos del aire
y me sabrás en tus versos,
esos lentos deseos que tibian tu regazo,
esos labios rendidos a tu cadencia
y ese plácido ensueño de ser tuyo.

Iré todas las tardes y todas las noches
con la prontitud de los que amaron,
iré con el movimiento de las hojas secas en caída clara,
me sabrás infinito desde mis pensamientos hasta mis pies,
y me deshojaré estremecido, amándote,

amándote como aman los que están hechos de adentro,
con el cuerpo como verdad.

Iré porque tu forma siempre estuvo en mí,
a mi lado, sin yo verte,
siempre fuiste la calma,
el sereno rocío de mi cama cuando se colma de tu esencia,
y nuestras voces nos hacen el amor,

iré inmenso y vivo,
y leve y manantial,
tu cuerpo me evocará trepando por mi pasión,
iré y mirarás,
allí donde el amor,
donde te apretarás a la dicha conseguida
y me sabrás un solo sendero, erguido, húmedo,
y en tu hombro mi cabeza.

Iré y no estaremos para nadie,
y tu cuerpo de mujer a mi entrega,
y mi cuerpo de pájaros como una flecha y su arco,

iré porque TE AMO,
y TE AMO sin preguntarme el por qué de mi amor.

T de S
MRGC
Namaste

Amor durante

Amor durante


La idea de no verte
es aceptar que te amé durante ...

donde los jardines memoraban las piedras,
donde el viento escapaba,
donde los brazos no escondían nada
y las alas eran a mi pecho
mientras tú llegabas,

cuando el amor exigía un dueño sin
más reparo que tus labios,
cuando el tiempo no era recuerdo
y sentíamos libres de sabernos,
cuando allá lejos estabas y yo a tu encuentro.

¡Te amé durante!,

mi cabello de cielo azul comienza donde tú,
donde mis ojos todavía mojados
son como pájaros de nuestra intimidad,
donde mis manos y tu juventud simplemente resbalan,
como el crepúsculo, como los sueños del mañana,

como el río que riendo busca donde acabar,
como la palabra sin rumbo que es un profundo deseo,
donde la vigilia sumerge a la ilusión
y somos nosostros apenas despiertos,
cuando el mundo es exclusivo de dos que se aman.

¡Te amé apenas reconocida el alma!,

mi corazón hiló los lechos desde antes de ti,
pasando por umbrales de sombras,
extinguiendo noches y días y más noches a por tu nombre,
¡y me reconocí hombre del mejor paraíso!, tú,
mi mujer amada, mi eterna insipiración.

Mi mujer tiene dos ángeles,
una me mece, la otra me arremolina,
una amanece cuando despierta el día,
la otra vuela cual si fuera dos cuerpos,
sé que te amé y fuimos desierto,

te amé durante a veces raíces,
te amé atado a cada relámpago,
te amé distante de frente a ti,
te amé porque sí,
es que no hay razón ni palabras para estar enamorado de ti.

Mi amor durante es silencio
que en mi mano tiembla,
es empezar a vivir,
desde tu corazón hasta hoy.

T de S
MRGC
Namaste 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Intentarlo

Intentarlo 


Intentarlo una noche más,
nostalgiando la tarde,
deshojándonos en crepúsculos
descubriéndonos indecisos,
transparentando el alma
con brisas y momentos,
temblando
entreabiertos,
soñando con el amor mientras la luna va naciendo.

Y tú y yo a solas con nuestros cuerpos
contagiándonos del silencio,
somos quietud gigantesca,
y muy suaves miradas,
intentarlo en la cama es un sueño que va subiendo,
es sentir el aire que va cayendo,
humedeciendo y penetrándonos gota a gota,

intentarlo es un vago misterio,
¡no se puede tocar si no es estremecido el viento!

Y me deseas,
tus formas están en mí,
eres leve sobre mi calma,
amante que evoco beso tras beso,

y consigues de mí un solo sendero,
me cuidas,
me inquietas,
me rozas,
y me abrazas envolviendo nuestro amor,
como si jugaras con sedas.

Intentarlo es la ventana abierta
a dos cuerpos desnudos,
es mi sexo en la penumbra y tu boca de colores,
es elevarnos sin reproches,
abandonados y confiados,
es estar en tus abrazos,
es acabar como en un campo,
es ir por primera vez sin pensarlo una vez siquiera.

Intentarlo,
por más que un instante yo quiero intentarlo,
contigo sin miedo a perder,
aprendiendo la sutil diferencia
entre acostarse y promesa,
aceptando el hoy,
mañana está muy lejos,

hoy te amo,
hoy te tengo,
contigo quiero intentarlo,
contigo nada es demasiado.

Intentarlo empujando a la vida,
a esa vida interminable,
intentarlo,
es inútil callarme
¡tú sabes que TE AMO!

Si lo intentamos una noche más,
la noche caerá sin duda,
y nuestras sombras recostadas,
como un sonido creciente desde la piel,
como una voz húmeda de lluvia,

intentarlo,
¡porque tú existes y este amor es cierto!

T de S
MRGC
Namaste 

martes, 25 de marzo de 2014

Prodigio

Prodigio

 
No sé si lo soñé,
las olas bajaban hacia mí
como mareas de nubes y sombras,
no sé si fue tu cuerpo o las rocas que imaginé,
lo cierto es que me dejé reposar
bien largo en el tiempo,
y fuiste recuerdo y piel.

En el centro de mi espalda pude sentir tus manos,
yo estaba apenas despertando
y supe me respirabas,
tus labios parecían vagar
entre la luna y el quizás,
y me estremecí al pensarte,
y fue incesante la lentitud de temblar por ti.

Y me volví y te encontré,
tú estabas junto a mí y dormías,
parecías contener el andar
y cada silencio despacio,
y tu regazo hecho de noche y viento,
derramaba en mi cuerpo algo parecido al amor,
todo alrededor.

Y de pronto las palabras
cual manantial del alma,
antes de ti y antes de mí pero el amor como esperando,
y tu cuerpo se volvió promesa, arrojándose
a mí como una piedra al agua,
y yo me sentí tormenta, algo de vuelo de pájaros
y manos despertándote a la vida.

Y el tiempo se hizo instantes,
y el principio y el final eran tan sólo
separados por un suspiro,
algo de dos ríos que fluyen,
deseos que se funden,
de ojos que enamorados recogen miradas, abrigan desnudos,
que toman cual conquista y acaban para volver a empezar.

Y te busqué revolviendo las horas
con mis ojos abiertos,
y pude callar,
por más que me pedías que yo te leyera,
pude callar y le negué a mi voz su amarre con el aire,
yo quería mirarte, como un sueño largo que nunca termina,
con un corazón desierto, vírgen y a mi pecho, a por la siembra de tu amor.

Tú no eres distinta y
yo no soy lo mismo,
yo en mi pequeña casa
y tú donde habita mi boca,

¡estoy llamándote,
quiero acostumbrarme a ti!

T de S
MRGC
Namaste

Tu cuerpo

Tu cuerpo


Tu cuerpo es un
relato interminable,
es mi lado callado
cuando se apaga la luz,

tu cuerpo que de ojos
cerrados me mira,
como esa pintura que arrastra la
sangre de trazos lentos,

tu cuerpo cuando yo te miro,
cuando me alcanza
la verdad de tus labios
y acaricio tu pelo mientras TE AMO.

Lo que necesito de ti te
está abrazando en este momento,
y me sientes respirarte a media voz,
y te invento mientras aprendes de mi boca,

es que no quiero ser sólo quien te provoca,
quien te aprieta a mí caminando lentamente
la senda de las caricias,
quiero tus manos inquietas en mis manos y tu buen amor.

Apenas suspiro cuando cobro alas,
diríase que soy un prólogo de ti,
la infancia de tu soledad y mi silencio,
esa doble osadía que es la vida, si el tiempo lo permite.

En el amor que te doy,
paso de un corazón alerta a sueños indecisos,
de mis manos en tu cintura a desnudos a medianoche,
soy la vigilia y tú, testigo de los mundos de mi aliento.

Tu cuerpo,
insisto,
dueño de lo que empiezo,
de lo que no impera callar,

es que aquí gozo cuando tú yaces,
porque tú naces de mí desde que amaneces en mi piel,
¡bravío es tu nombre
y tú, tímida sobre mi hombro!

¡Estoy lleno de ti,
lo digo incansablemente!

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 24 de marzo de 2014

¡Tantos hombres!

¡Tantos hombres!

 
¿Sabes?,
aquí se te ama,
aquí se te escribe con palabras
de un amanecer intacto,
aquí las manos son a tu rostro
y los relojes desobedecen,

aquí siempre empiezo
por ti antes de leerte.

Me sirvo un café a la misma hora,
mis diarias cosas me acompañan,
te digo que me faltas y en realidad te miento,
¿cómo habrías de faltarme si en todo estás?,
eres la ternura que me recorre,
mi constante rebeldía,
la mitad de mi cuerpo, incansable,
que es toda tú, como mi sangre,

no me faltas, lo sé,
¡será que extraño tu piel!,
¡dime tú!

¿Sabes?,
el alba a veces débil
me despierta con tu fuerza,
es como si fueses gotas que por todas partes me invaden,
y me confundo con tu sabor,
y me precipito a ti desde las formas,
como si mi boca dulce y tímida
se encendiera de a ratos,
a fin de que tú encuentres el camino.

El café ya está frío pero sigue siendo café,
es que aquí se te espera,
entre misterios de maderas y piedras en las paredes,
mientras la sencillez llueve,
así mi casa,
todo está fresco y dispuesto a por ti,

¡las preguntas no se quedan sentadas como todo lo demás!

Aquí se te desea,
es transparente lo que yo siento,
mi corazón terrestre se hace eco
en el cielo azul cuando te llamo,
por mis dedos, por mis manos
siento el follaje de tu cuerpo,
y un aire íntimo me trae tu nombre,

es que aquí vive el nosotros,
¡soy tantos hombres desde que te amo!,
a veces desnudo,
quizá extraviado,
a veces mi pecho cubierto de un color de amor distante,
a veces sin mirar atrás estoy mirándote,
como cuando el poeta es natural y parece inoportuno.

Aquí se te ama,
no sólo desde los pies hasta el cabello sino, desde el alma,
con un amor que no reconoce a nadie, salvo a ti.

T de S
MRGC
Namaste

sábado, 22 de marzo de 2014

Que no

Que no

 
Que no,
que el amor no puede
tomarse descanso,
que los labios que no besan
se acostumbran a no ser besados,
que las manos que no acarician,
abandonan a cuerpos
que no se saben abandonados,

que yo TE AMO.

No espero curarme de amor,
es más,
no pienso dejar a un lado,
ni por un momento,
el tiempo de pensarte todo el tiempo.

Que no me falte el aliento de imaginar tu voz,
que no se calme mi sed por desearte tanto,
que por amarte seas posible
y por posible seas bastante,
que las palabras jamás me alcancen
para el amor que te pronuncio,

que no se pare el mundo por el silencio,
que mis mejores versos
aún los estoy creando para ti.

Tú me entiendes, yo sé que si,
bien sabes que nunca soy directo para decirte que TE AMO,
si te pido te abrigues,
te digo que quisiera sean mis brazos,
si pregunto si has comido,
te sugiero que el amor es mi mejor argumento,
que a mi mesa siempre hay dos platos,
si respondo que TE EXTRAÑO,
desnudo mi corazón entre las gentes
mientras aguardo por ti.

Yo quiero mirarte aprendiéndote,
yo quiero quererte mientras hablas,
que escucharte sea el pretexto de quedarme.

¡Tú eres el poema que no quiero,
imagino tu rostro de asombro!,

es que te quiero noche y suspiros,
yo te quiero toda y piel y que el día
se haga nosotros haciéndonos el amor,
quiero tus sueños,
esos que caen infinitos cuando
juntos miremos el cielo,
quiero todo y el resto,

para encontrarte y encontrarme,
para que nunca más seas mi intención, sino mi estar,
sé que TE AMO pero quiero más,
quiero aprenderte a amar.

Mis brazos poco a poco se abren,
y es por ti.

T de S
MRGC
Namaste

viernes, 21 de marzo de 2014

A que tú me rescates

A que tú me rescates

 
Si tú no eres, no sé,
si tú no quieres, no sé,
si no me haces, no sé.

Vienes como ese verso oculto
que nunca me atrevo,
y te profieres en el tiempo
y eres silencio en mis labios,
eres el manifiesto que atrapan mis ojos,
y te cubres de puño y letra para llegar.

Tu lugar es el lugar de las cosas invisibles,
esa pintura gris ceniza
que necesita vez tras vez la caricia de tu alma,
quizá porque no terminas nunca de arribar,
quizá porque nuestra poesía es viento,
y esa oportunidad y encuentro
necesita de afecto,
de tus palabras,
de mis palabras,
de cada envoltorio del cielo que se permite ser luz.

¡Cuéntame una historia si tú me amas!,
la de un poeta y una princesa que juntos
podían escribir el libro jamás escrito,
cuéntame de ese río que aún espera
por tu piel y por mi piel,
de cada atardecer y abrazados,
de todo amanecer y enamorados,

¡cuéntame!,
el deseo es redondo cuando te siento.

Yo estoy aquí,
desnudo y te percibo,
la juventud de las brisas me enturbia la voz
y entonces te escribo,
hay mil mundos desde mis ventanas
pero sin ti ahora,
mi mirada tan sólo se detiene en ese árbol
al que el otoño desviste sin piedad,

yo estoy aquí,
en el interior de mi interior a que tú me rescates.

Hay rumores de pájaros en mi habitación,
y alrededor de mis pies,
y tendidos sobre la cama,
hay pasión enredada desde lo alto hasta el suelo,
y dos cuerpos que necesitan,
y besos sin espalda,

hay yemas en los dedos encerradas,
hay gotas que se recogen vírgenes,
y tú allá, y tú sin mí.

No puedo ir a buscarte,
es imperioso que te asomes,
que estés abierta a mi aire,
de ti mi espera siempre,
la sangre de mi tinta, mi boca,
mis manos,

de ti mis noches,
las noches de este hombre,
las tardes de este escritor,
los días de este poeta enamorado.

No sé,
de pronto la vida abrió sus ramas,
y dejó solo en mi pecho este poema.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 20 de marzo de 2014

Secretamente

Secretamente 


Soy un gemido que huye
sabiéndose tras de ti,
aquel que yo más quiero
desde que a ti te busco,
soy quien se detiene en las flores
que mil rocíos han derramado,
soy esas ropas que nadie podrá quitarme,

tu mirada,
tus labios,
la lumbre de tu boca,
tu mano preparada,
tu paz edificada.

Secretamente te amo con ansias de amor,
sin saber dónde estás
pero sabiéndote trascendiendo,
secretamente entiendo que mi sentir privado
te parezca bajo,
o quizá esquivo,

lo cierto es que te amo
cual amoroso alcance,
que puesto a tu pensamiento,
tu amor es a mi pecho un amor grabado.

Si preguntaras a mi alma
mi alma te dirá,
que quien yo amo se rinde,
que sabe a llama,
que siente a placer,
presencia de calma,

que su corazón es casi sólo mío
y también del mar,
como cuando anda descalza aprendiendo
a ser libre en el tiempo,
y deshoja la última rosa
con los ojos de su jardín.

Estoy sediento de ti,
aunque acepto que las cosas
tienen su tiempo justo,
sólo nace el fruto si el amor sabe esperar,
no hay barca que pueda amarrar,
sin puerto y sin cicatriz.

Secretamente te amo,
no importan las hojas secas,
ni los golpes de la lluvia,
ni la soledad,

sé que te amo entre todas,
con un amor profundo y largo,
con un amor que hoy, sin embargo,
no es más que horas tras las ventanas,
con un amor que aunque estás lejana,
te guarda por sobre las cosas.

Pasas por mi vida sin saber que pasas,
desnudas a mi amor sin saber que me adviertes,
es que secretamente te miro,
secretamente,
aprisionando en mi alma este poema.

Un día mi corazón
dejará de ser sueño plenamente,
secretamente.

T de S
MRGC
Namaste

Será

Será


Desnúdame,
será que no estás a mi lado
por eso me atrevo a pedírtelo,
y que seas mi creciente
entre sentirte siempre y despertar,
será que sentirme amado me desespera,
será que te amo y no te encuentro,

será que mi ansiedad te extraña
y mi corazón no se engaña,
será que por amarte tanto
mi noche se desvela, y es tu aroma
el brillo de mis ojos.

Cada día mi aire se renueva
como una ocasión de nacer,
y me imagino ese lugar al que solos
tú y yo iríamos,
perdidos de miradas,
ahogados de silencios,
será que al pretendernos alcanzar
somos la misma espera,
será que acabando por nombrarnos
somos la fuerza que nos abarca,
el descanso que nos iguala,
el llanto que nos anhela.

Hasta ser tu voz soy rumor,
hasta tus manos soy el azar,
será que he aprendido a soñarte mientras
el tiempo gira y gira,
será que sin excusas el momento del amor permanece,
y estar sin ti es reclamarte,

que me ames,
que contigo traigas todos los milagros,
como el sol de la tarde
que es la dulce sencillez de las cosas.

Por mi parte en este poema te entrego lo cotidiano,
mi alma de artesano,
mis palabras jamás vacías,
los centros que sólo tú llenas,
las huellas que tienen el color de tu mirada,
la certeza que me llamas,
el hueco de mi almohada,

será que te sueño,
que la rutina es mi verso,
que tú eres la mujer que
yo puedo sentir de pronto.

Desnúdame desde mi propia raíz
sin obligación de ráfaga,
será que siempre seremos,
que tú y yo somos ambos lados de la esperanza.

T de S
MRGC
Namaste

martes, 18 de marzo de 2014

Y yo te amo

Y yo te amo

 
Yo por ti,
de todas partes
y hacia todas partes voy,
yo que soy el espacio que tú llenas
y la razón para esperar,

¿quién hubiera creído que mi
ocasión de amor seas tú?

Me asumo inclinado a ti
pretendiéndote alcanzar,
es que yo por ti me descubro,
vengo de a poco
hacia donde tú estás,
y en tus párpados dejo mis ojos,
vengo en el tiempo anhelándote desnuda,
para que tú te desprendas,
para que seas mi voz,
para que me ames anunciándote con tus manos.

No te reclamo,
puedes quedarte hasta el alba o aprender a partir,
sólo te pido que seas contigo,
que si tus labios me besan, que me besen,
que si duermes conmigo,
seas el amor y me hagas.

Por ti mi corazón es distancia,
es que te deseo,
por ti soy un río discreto,
es que te escribo,
como un puñal en el pecho y mi sangre brotar,
y entonces tiemblo,
asomado abierto a tu boca,

¡yo pronuncio tu nombre cuando me siento!

Para que puedas conocerme
me detengo en mitad del camino,
y tú, libre en tu viaje hasta la duda,
y hallas mi palabra inconclusa,
porque por ti donde mi amor,

para que mis ojos no te dejen de mirar,
para que mis anhelos te guarden con recelo,
para que a través de mí seas el por qué y el cuándo,
para que sucedas y me quieras,
azul y sin máscaras.

Yo por ti TE AMO,
con un amor que gracias a tu amor, vive,
con mi cuerpo y mi alma que tú atormentas con un HOLA,
con tus preguntas,

¡me cuesta el amor cuando no estás cerca!

Mi amor sólo es amor contigo,
¡todos los días tú tan pegada a mí,
y yo TE AMO!

T de S
MRGC
Namaste

Principalmente

Principalmente

 
Digo tu nombre
y en cada letra
me sabes a grito que
mi corazón desnuda,
pareces ternura cuando
repito tu nombre,

es que mi amor a ras de tu sueño
es mucho más grave,
te espera,
te encuentra,
te pierde,

mi amor es como esas hojas cuando
llueve y enseguida el sol,
sus gotas se reconocen en la
sensación tierna del tibio roce,
es inocente vertiente suave,
es un aroma que mezcla.

Hubo un momento en que
mi mirada no supo seguir,
cuando tus ojos fueron osados,
cuando la utopía de tus labios fue mi utopía,
cuando sin buscarte te encontré siempre,
y eras por todos lados,
principalmente.

Y hoy digo tu nombre cuando daría todo
por un instante contigo,
un instante de acariciar y que se pare el tiempo,
un instante donde tú mi cómplice,
donde yo ese punto más azul del cielo.

Digo tu nombre y soy fuerte,
como un verso largo,
y me permito ser para ti,
diciendo tu nombre lentamente como un destino,

¡y que tú me beses con ese tipo de beso que me haga saber!,
¡y que tú me ames mujer, como nadie supo jamás!

Principalmente quiero enseñarte el placer
de estar desnudos en medio de la noche,
y que tus manos recorran mi piel inquietantes,

principalmente quiero el letargo y me seduzcas con tu voz,
y poder escucharte en suspenso
mientras palpito hacia ti,

principalmente que seamos tú y yo, amándonos.

Digo tu nombre y no es una palabra cualquiera,
basta con imaginarte,

es que tu nombre me espera siempre
en la esquina de cada verso,
principalmente.

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 17 de marzo de 2014

Mi manera

Mi manera

 
No me pidas que
quiera sin ti,
¡no puedo!,

las hojas seguirán cayendo
secas a tu andar,
el amor nuevo aparecerá
escondido en el alma,
y como un destello de ensueño
se posará en tu rutina,

¡no me pidas!,
amarte así es mi manera,

hasta mi rincón más estrecho me habla de ti,
soy como un niño que te cela
asomado a su ventana a fin de verte pasar.

No me pidas que no te mire
cuando mis ojos te hablan en silencio,
cuando te encuentro en el hombro de cada árbol,
en los pájaros que nacen de mí
cuando yo nombro tu nombre,
no me pidas no ser el hombre retórico de tu amor,

"es que te amo al amar
sin preguntarme por qué,
porque quien ama sin saber,
es toda su razón de amar".

Mis versos hablan de ti desde antes,
es que tú despiertas mi goce,
me enciendes,
por ti soy un poeta desnudo y despojado que cede,
por ti soy inmenso cuando me tocas,
la verdad de tus preguntas,
la lucha de mis labios y de tus labios, de alguna forma.

No me pidas que no exista
si tu existencia es mi palabra,
es que soy idéntico a ti,
me llevas con sólo pedirlo,
me despiertas hasta hacerme soñar,
yo te llamo poesía
y tú me respondes, quizá.

Más allá del amor
nuestros nombres se levantan,
es que más allá de nosostros
la vida nos reclama,
a ti que me pertenezcas,
desde las estrellas hasta la aurora,
a mí que me extienda sobre tu cuerpo y tú en el mío,
para ser como un río bravío y repartido que se inclina.

No me pidas que no te ame,
mi sangre no tiene pausa desde el primer día,
he derribado gigantes para seguir a tu instinto,
he deseado ser distinto para llegar a tu puerta,
con un amor que te quiera,
con un querer que como un viento impetuoso sea,

y yo quiero sonreírle a tu rostro y que tú me sonrías,
y yo te quiero fugitiva y que repentina llegues,
y yo te quiero con miedo pero diciendo basta.

No me pidas,
donde yo sea,
en mi pecho descansarán tus alas.

T de S
MRGC
Namaste

domingo, 16 de marzo de 2014

Posdata: Tú

Posdata: Tú

 
Si no confías,
los pájaros a tus ventanas
no llegarán, y vacía
se sabrá su armonía,
si no confías desistirás,
y la calma se irá de tu cuerpo gota a sombra,
y tus manos sueltas de tiempo
no serán mirada,
y una caricia no sentirás a tus ojos asomar,
si no te prestas respirar,
si desde el horizonte a por el cielo y por el mar,
tú no confías.

Si no despiertas
no podrás darme la mano,
y amarme como el trigal que se ondula sin más a tu paso,
si no devuelves el amor al amor
y te dejas fluir cual cascada,
y no confías que el alba es un simple sueño que escapa,
y no sientes que a tu alma mi alma va diciendo,
y no crees que callar es confiar en las palabras,
si tú no confías todo se parecerá a la nada,
y el encuentro será un niño solo
al que aún no sonrieron las flores.

Si no viajas ligera
te sentirás extraña,
no se puede volar con una mochila llena de lágrimas,
confiar es una lámpara encendida de sed y de hambre,
confiar es al amor como una hoja al olor de sus ramas,
como hallarme dormido a tu lado
y pegada a mí no temas,
como confía la íntima caricia que tan sólo reposa,
como ese instante lleno de tus labios y de mis labios,
es que si tú no confías,
no podrás con los dedos que de ti y a ti aspiran.

No extiendas tus brazos si no confías,
es lenta la lluvia antes de llegar,
el silencio de su corazón de agua
es un poema de aire entre las rocas,
es que si no confías la noche no arderá,
y el brillo del rocío enmudecerá
y los suspiros serán quietud,
si tú no confías.

Confía en vendar tus ojos a este poeta
y siéntete mía,
como ese secreto que dirijo a esa mariposa,
como mía la rosa que un mismo rayo de luna desnuda,
¡confía!,
que el poeta pregunta por ti, mi sueño de abril,
que el poeta estrofa las bocas de dos enamorados,
que el amor sin ti no es amor,
es como un vírgen pecado.

La confianza es como una perla sublime,
un vuelo de la calma,
una pregunta al atardecer sin saber de su reflejo.

Posdata: confío en ti, TE AMO.

T de S
MRGC
Namaste

sábado, 15 de marzo de 2014

Todo

Todo 


El amor es un derrame hilo a hilo,
es un intenso río de tiempo,
de sus orillas a veces años,
otras instantes,
es un paisaje que siempre llega,
a quien bien sabe esperar.

Si pudiera elegirte,
serías ese otoño al que siempre
le devuelvo la mirada,
la casa como nidos,
la incógnita de mis ojos,
si tuviera que crecer desde mi ventana
como el único medio para llegar a ti,
sé que mi nostalgia atardecería,
abriéndose al rocío,
cargándose de gritos y de tu nombre.

Si el hombre que te ama se parece a mí,
y mis manos te encuentran,
y las noches dejan de ser simples noches
desde que tú y yo,
sé que te sabré sin excusas,
no hasta donde estás sino hasta ti,
sin preguntar la hora.

Me gustan los besos que marcan por el resto,
como soñarte sin querer,
será que en los sueños te acorto,
será que te llevo dentro, no lo sé,

lo cierto es que hago mis cosas diarias y te pienso,
que te pienso al recordarte y entonces te siento,
que tuyo es el recorrido y mía
la rebeldía de mi cuerpo,
que tú estás,
que no importa quién eres ni cómo te llamas, pero estás,

y no soy una mitad a la espera de su mitad,
y soy un entero que quiere contigo compartir su vuelo,
y no soy inalcanzable si tú me reconoces.

¡No me faltas, eso lo sabemos!,
mi amor por ti es como el viento,
es simple,
un día un hombre y una mujer se aman,
un día dos cuerpos se despiertan,
y se saben desnudos.

No importa cada poema que aún late en mí,
tuve miedo y lo tendré de cada paso,
y agradezco que sea así,
no temo caer sino caer sin ti,
después de todo en mi corazón estás,
y en el silencio todo te doy,
cuando sin voz y sin pretender me oigas, te digo TE AMO.

Creo en el amor que te conoce,
en la distancia que no lastima,
en saberte de día.

T de S
MRGC
Namaste 

jueves, 13 de marzo de 2014

Ahora me rindo

Ahora me rindo


Esta ansiedad de amarte
y estas horas que pasan tan lentas,
este amor que rompe mi voz cuando te amo,
estas manos que en silencio se quedan,
valientes y osadas,
esta quietud sin decirme nada,

a veces creo que estoy muy cerca de ti,
a veces tan lejos.

Un amor como este amor
es la vez primera que me ha sucedido,
me sorprende al amanecer encontrarte en mi piel,
el deseo de seguir amándote
desnudándote en palabras,
el sendero de mis caricias hecho de pliegues de cama,
el besarte hasta los recuerdos
para volver a tenerte,
y otra vez.

Quiero encontrarme en tus ojos
y marchitarme en tu boca,
quiero en tus brazos descansar los míos,
y en tu regazo dormitar mi rostro,

a veces este hombre es demasiado
y entonces el poeta se inventa en sueños,
a veces el olvido,
lo perdido,
lo casual, no es otra cosa que un escudo.

¡Ahora me rindo!,
pero no como parte de estar luchando sino,
como aquel que sabe menos y se busca en algún espejo,
esa rendición que conlleva entregarte mi llave,
la llave de mi laberinto,
de ese solitario manto y perdido que es mi noche,
donde nunca son demasiadas las estrellas.

¿Dónde estás compañera?,
¿dónde el tiempo para dos,
la rutina,
el agua compartida,
y esa rima que se abandona siempre en tiempo presente?

Bien sabes que te amo,
de la orilla de tu alma tú me has enamorado,
de la puerta de mis labios tú eres el aire,
tú tienes lo que espero,
tu cuerpo está a mi labo,
tu nombre sabe de mis ojos cerrados,

¡ahora me rindo!,
y entonces descanso,
y apretado a ti me quedo a ratos,
y tú te aprietas a mí como si habláramos.

A veces tu voz no termina nunca,
a veces el amor es nuestro propio espacio.

T de S
MRGC
Namaste 

miércoles, 12 de marzo de 2014

Como a ninguna

Como a ninguna


No pretendo apurar los cielos
cuando te veo y me miro,
por sobre el hombro del horizonte
siento que la vida me empuja a
amarte como a ninguna,

como a ninguna cuando respiras,
como a ninguna cuando me miras
y eres todo en mi pecho,
como el último amante y el primero,
cuando tus ojos son todo lo que persigo.

Mis ventanas de par en par son a tu mundo entero,
es que ninguna es como contigo,
tú eres como la flor que se abre desnuda,
como la hermosura fresca de la tierra justo al alba,
como el rocío que desgrana en pétalos a los sueños,
como ninguna,

¡y mientras te escribo se iluminan las palabras!

Que vivas de mi amor es un fulgor,
un destello de amor de este poema,
yo quiero tu más inmenso afán,
tus manos comprendiéndome,
que imperes encontrarte donde mis versos son libres,
donde el eco rueda,
y tu nombre y mi nombre
son el puro amor adolescente.

Estoy tan cerca de ti como de ninguna,
si diera un paso más sería tu aliento,
ese soplo hecho de ti que sabe a mi cuerpo,
ese ingrávido momento al que tú le llamas besos,

es que ninguna me buscó como tú en mis sueños,
es que ninguna me arrugó el alma
como tú cuando me miras.

Como a ninguna,
así te amo con mis ojos abiertos,
así te hallo en todas las cosas,
así te encuentro, pensándote,

porque como ninguna me llenas,
porque sin ti no soy el mismo.

Pretendo ser la última persona que fui
cuando tu deseo,
cuando nuestra intimidad fue para siempre,
cuando me contemplaste en caricias
y yo fui tu amor amante,

es que ninguna me tocó como tú sabes hacerlo,
con fuerza de conquista,
es que ninguna supo reposar en mí su pasión,

por eso TE AMO,
porque te busqué un día,
como a ninguna.

T de S
MRGC
Namaste

martes, 11 de marzo de 2014

Razón y amor

Razón y amor

 
Aletean mis sueños
sin naufragio
sobre tu nombre,

mis sueños que a mi cuerpo
dicen de tu piel,
que te desnudas desde la puerta
hasta las sábanas,
que de tu boca me llamas
con la misma mirada que ahora llevas,
condenada a la búsqueda de mi corazón.

De mi pasión tu silencio,
ese que me envía suspiros como si supiera,
como la noche que en mis caricias es idéntica al agua,
y aletea tibia como una palabra,
y mis ojos dentro de tu mirada.

De tu nombre quiero yo entre mis huesos,
de tu cuerpo estar frente a frente,
para que esas letras desemboquen en mí como una enredadera,
para que me descubras,
abrazándome si quieres,
besándome tal vez.

¡He recorrido vastos caminos para llegar a ti,
hasta ser juntos,
hasta amarnos!

Aletea mi amor dirigido hasta tu alma,
se precipita entre tus hojas hasta mostrarte mis pasos,
es que mis huellas siempre fueron tu morada,
el amor que me esperaba,
el aroma palpitante de tus ropas,
¡y aleteas desatada!,

y tú y yo somos asombro y locura,
esa constante ternura que nos acosa.

De tus labios quiero caer como si
perteneciéramos a un árbol,
como si el cielo se quebrara
y fuésemos aire desde las alturas,
y que desgrane tu voz en un mar de gemidos,
te quiero río y escucharte subir y tu voz en vuelo,
yo quiero tu aliento como la lluvia.

De tus manos mi única razón,
razón y amor como dos alas.

T de S
MRGC
Namaste

De nada

De nada


Si vuelas yo vuelo contigo
para estar donde tú estés,
no importa si brillas
o si el verdor es árido,
si las palabras son recuerdos azules,
si los cuerpos se han vuelto muros
y el mundo no nos comprende,
yo quiero estar contigo,
en tu vida,
porque tú estás en ella.

Si tocar el cielo es besarte,
yo quiero ser tus caricias,
quiero subir hasta ti
y abrazarte hasta siempre,
yo quiero que hacerte el amor
sea saciar mi sed de ti,
y sentirte mía
y rozar tus labios
y ser tuyo.

Yo quiero ahora contigo
y mañana contigo
y así,
para enseñarte todo de mí,
desde el mismo instante hasta la ansiedad,
yo quiero la verdad de la vehemencia del viento,
y el contagio del silencio
y estar perdido de ti.

Si quieres yo quiero contigo,
y esa rebeldía tan sólo apta para ti y para mí,
quiero tu deseo sin importarme tu pureza,
y los sueños altivos con sabor a libertad
que arrastras a mi pecho,
quiero pedazos de tus días sin límites de impuestos,
no me gusta la realidad vacía
y extender mis manos y no encontrarte.

Si quieres ir delante yo te sigo,
dejaré que tu nombre a mi nombre designe,
yo quiero el horizonte de tus ojos,
tú diciéndome TE AMO
y yo en el aire estremecido,
tú quien me dicta mis formas enamoradas,
y yo siendo tú misma,
mi tierra,
mi mismo encuentro.

Si me pides mi boca rendida,
te doy mis brazos abiertos,
para que tú sola quepas,
para que tu amor sea el regreso,
para que mi amor el reflejo,
para que ya no me eches de menos,

y tus ojos en mis ojos fijos,
y quizá mis ojos abriéndote lenta.

Si quieres podemos ser dos pieles cuando se aman,
tú meciéndote ligera y egoísta,
yo recobrando el tiempo
desde tus cabellos hasta tus pies.

¡Si tu amor y mi amor es nuestro,
no nos hemos perdido de nada!

T de S
MRGC
Namaste 

lunes, 10 de marzo de 2014

Volviendo

Volviendo

 
Estoy volviendo a tu cuerpo,
a tu piel que tanto negué
en arduos borradores,
estoy partiendo hacia ti con
tus labios por recompensa,
estoy abriéndome.

No me preguntes si te amo,
no me preguntes si llego
dolido después de tanta ausencia,
cree más bien que tú eres el camino
que siempre ha conservado mi paisaje,
siente que te reclamo,
que mi amor te espera,
que en mi voz reconozco tu corazón.

Toda esta distancia es nuestra,
te miro y te imagino,
me miras y soy un hombre listo
dispuesto a tu horizonte,
soy ese cambio que te convence,
soy el sin embargo de tus noches,
estoy aguardándote en mis sueños, para amarte.

Estoy volviendo para luego,
para tener razón y encontrar ese silencio
cómplice entre tus manos y mis manos,
estoy volviendo por cada palabra no dicha,
por tus labios y mis labios cuando se miran,
por ese amor que me pregunta a solas
¿cuándo le dirás?

Te amo,
tu cuerpo tiene mi armonía,
mi cuerpo, esa suma de ti
que me hace ser un mejor hombre,
¡me quiebro en las ventanas al gritar tu nombre!,
¡mis ojos son siembra que abarcan tu destino!

¡te amo!,
me gusta sentirte en los párpados
y ser feliz, aprendiéndote.

Estoy volviendo a tu amante para dejarme en ti,
estoy cumpliendo con aquel comienzo,
sin anuncios,
sin promesas,
un solo comienzo que nos habite,
que nos enmudezca,

y tu cuerpo y mi cuerpo,
y el buen amor.

T de S
MRGC
Namaste

domingo, 9 de marzo de 2014

El poema más hermoso del mundo

El poema más hermoso del mundo


Te voy a escribir el poema
más hermoso del mundo,
porque nada me es inadvertido
desde que tú me amas,
porque tú no pasas,
atraviesas el silencio de mi amor con tus ojos.

Nada me es inadvertido,
soñar con tus labios es sentir un TE AMO al oído,
es encontrar las palabras que yo jamás te he dicho,
es el aroma de ti que acaricia mis cabellos,
y esa lágrima que te denuncia
y nada me da lo mismo,

si al cerrar mis ojos se desata mi alma,
si mis ansias son parte de tu piel,
si por quererte mujer soy un hombre enamorado,
si mis manos quieren amar contigo,

nada me es inadvertido,
me lo digo,
lo dice mi cuerpo,
lo dice mi cama sintiéndote todo el tiempo
a mi lado recostada.

De cada sueño tú te vienes mi pecho,
y recoges uno a uno mis latidos,
y desmenuzas el tiempo a fin que la penumbra no termine,
y caes como cae una gota,
hoja a hoja sin hacer ruido.

Te quiero porque no sabría no quererte,
porque nada me es inadvertido,
sé que me sientes y te desnudas
cual si estuvieras conmigo,
sé que te tocas sin pudor,
bien sabes que este amor no es prohibido,

¡nada me es inadvertido,
nada de ti!

Te estoy escribiendo el poema más hermoso del mundo,
y en cada verso estoy a tu costado,
y en rimas soy tus caricias
y el cómplice de tu mirada en gajos,
¡te quiero!,
mi boca es tu boca
y en las tardes de lluvia me pongo a pensar,

¿cómo será hacerte el amor
y más luego volver,
y convencerme de ti
y amarte otra vez?

Nada me es inadvertido,
todos los días te quiero,
soy ese grito reflexivo que se alza sobre ti.

T de S
MRGC
Namaste 

viernes, 7 de marzo de 2014

Vanos intentos

Vanos intentos


Intenté que rimara el
verbo amar en tus labios,
pero me caí en tu boca,
es que tus besos son como una voz de río,
como el lado mío que es tu lado
que serpentea por mis venas,
como cuando miro el reloj y tú no llegas,
intenté que rimara el verbo amar sin caducar.

Intenté me miraras sin mirar,
que me dejaras expuesto, desnudo,
transparente y sencillo,
pero me perdí en tus ojos,
es que tú me desgarras con tu amor decantado
desde muy adentro,
es que tú cada vez que me arrancas del mundo
te asomas a mi alma,
como si regresaras del asombro,
intenté que me supieras sin riesgo y puro, a por ti.

Intenté recorrerte tramo a tramo, como a la vida,
que tus pupilas fueran suficiente para mi destino,
que tus manos se quedaran por siempre,
pero tu silencio de amor fue profundo,
¡tanto que a tientas avancé como un ciego!,
y descubrí tu piel imprudente,
y la incertidumbre de tus pájaros,
y lo común de las cosas que es la mejor parte de ti,
intenté tu corazón esculpir,
pero me quedé en una palabra.

Intenté todas las promesas
como si nunca supiera de ti,
como si permanecer y descubrir
fuesen un lento y definitivo a la deriva,
intenté mi carne viva y mi natural tendencia a esperarte,
pero se me ocurre que vas a llegar,
que tan sólo vas a llegar
como los amantes que no se abandonan,
que no cambian ni se olvidan
porque riman el verbo amar,
intenté pintar el amor en los muros, pero tú eres lluvia.

Intenté empezar de cero,
como cada burbuja de aire,
como el paisaje que despierta y quisiera alcanzar
pero no puedo alcanzarle,
intenté preguntarte como si mis dedos pudieran
y tú que me contestas,
¡te conozco desde antes!

Intenté enamorarme de ti pero ya te amaba,
te escucho desde las gaviotas,
te vivo en cada gota de rocío,
te gozo gimiéndote en cada sueño,
muero, para volver a nacer en ti.

Intenté que mis poemas no fuesen verdades,
pero todo lo que te mira son mis rimas,
pero todo lo que te encuentra son mis versos,

a veces te amo, creyendo que intento amarte.

T de S
MRGC
Namaste

jueves, 6 de marzo de 2014

Señora mía

Señora mía


Su cuerpo es la entrega
en mis hondas noches,
usted es mis ansias
que sin límites sigo,
si el destino quisiera antes del ocaso
saberme perdido,
con mis manos a sus manos yo caería,
señora mía,
y en un pedazo de sol
me aquietaría en su alma.

De usted las palabras cuando el amor es de golpe,
de usted mi corazón,
revuelo de tormentas,
su silueta un poema que a ciegas
la libertad rocía,
señora mía,
¡así de alta su nostalgia!,
¡así de blanco el fuego de su tiempo!,
entre mis labios y su voz yo voy creciendo,
como el viento,
como el pasar de los pájaros.

Usted está aquí,
ahora también y también mañana,
está en todas las cosas y yo a usted me acostumbro,
mi nombre besa sus ojos,
de caricias le hago el amor,
¡señora mía!,
¡déjeme que me arrulle en su silencio!,
¡déjeme a su costado y le prometo que callado
seré como una nube!,
¡quédese en mis brazos que en infinitos sueños,
la brisa nos hablará!

Señora mía,
pensando en usted suelto imágenes,
y nos veo caminando por orillas,
caminando largamente entre besos y piedras,
como si el amor se desenredara del tiempo,
y persiguiéramos juntos lejanas estrellas,
¡señora mía!,
a veces amanezco húmedo y mi fatiga aún hambrienta,
a veces me envuelvo de usted
y en torno de usted doy vueltas.

Señora usted acosa mis horas,
usted trepa a mi amor como la hiedra,
usted es culpable de mi querer,
usted todo lo ocupa, todo,
¡señora mía!,
me estiro,
me prolongo y soy como un náufrago
y usted un faro,
como un túnel por dentro,
sin usted no soy demasiado.

Señora mía,
arrojo yo cada día mi constante amor a su laberinto,
y un árbol conmovido mirándome,
mirándonos,

de usted mis deseos,
de usted los versos que ceden a su nombre en este poema.

T de S
MRGC
Namaste

miércoles, 5 de marzo de 2014

Desde entonces

Desde entonces


Desde entonces busco una escalera
donde descansa el día,
para que todo parezca sueño,
para remontar el vuelo
porque sólo quien ama vuela,
para ser un pájaro, que leve
quiera remontarse para caer directo en ti,
desde entonces quiero que el amor
me dote de alas de piel de cielo.

Desde entonces soy dos cuerpos a través
de una reja libre,
mi alma dice que tu nombre sabe
a viento cuando alzo las manos,
y entonces me enriquezco
del principio del sol y de camas de luna,
de las preguntas puras en un mundo donde
todo se resume en demasía,
y soy un desliz que se abalanza primero,
al abismo desnudo de este hombre.

Desde entonces me gusta la suavidad de las flores,
es como si la crueldad estuviera dispuesta
y el amor acechara,
como si los colores fuesen pintadas
que regresaran de tanto en tanto,
y soy los besos sobre mis almohadas,
y soy la cama que en intensa enredadera te busca,
que siempre te busca extendiéndose,
y en aquella extensión soy el rincón
en donde tu esencia palpitante se entrega.

Desde entonces te miro,
mis ojos son el gran cometido para tus ojos,
¡alto soy de tanto y tanto mirarte!,
de ti mi atención,
la voz de mi pensamiento,
de ti cada momento en que busco el placer,
porque tú la mujer que miro y sólo veo,
porque desde entonces tú eres el ansiado paraíso,
llegaste a mí desde tu libertad,
sustentas mi sed,
eres la lluvia de mi silencio.

Desde entonces TÚ, a quien tanto quiero,
mi cómplice del alma,
mi temprano alimento,
el amor que me abraza siempre desde
un costado hasta mi aliento,
los labios que a mis labios arrasan,
ese beso que rueda constante hasta mis párpados,
desde entonces tú eres el único asunto de mi corazón.

Desde entonces yo TE AMO
porque amar es conquistar,
porque amar es encontrar donde faltan palabras,
porque amar es confundirse sabiéndose distinto,

desde entonces yo TE AMO
y vivo coloreado,
TÚ eres el amor que quiero.

T de S
MRGC
Namaste

lunes, 3 de marzo de 2014

Me da gusto

Me da gusto


Me da gusto
ese algo en el corazón que
me dice que no estoy solo,
el silencio que se llena
de tu silencio y pensarte,

me da gusto cualquier día,
irme caminando sabiendo
que ya nadie puede echarme,
y llamar a las cosas por su nombre
como si te presintiera,

me da gusto lo que sólo se oye sigiloso,
el paso del viento,
la lluvia que empuja,
las flores altivas
que se pierden en la maleza,
¡ellas saben de la belleza!,
de guardar aquel primer paso menos transitado.

Saber de aquella hora y aquel día, me da gusto,
es como si el ensayo de la emoción te comprendiera,
como si haberte visto me recordara mis besos,
esos besos que sin saberte fueron pájaros en tu ambiente,
me da gusto medir el cielo,
¿a cuántas nubes soplará mi aliento
para que te dejes caer en mí?

Injusto es para el sol
que brote mi amor de las ramas de los árboles,
y tú
temblando en frenesí al soplo de mi voz,
para que llegues y yo te sienta,
¡cómo deseo tener tu boca a mi boca reclinada!,
porque te quiero amar como el agua,
de mágicos colores sus palabras,
acariciando su creencia en armonía.

Me da gusto el mundo que parece poco cuando nosotros,
cuando el amparo es el abrigo a la inquietud,
y tú eres prueba que no puedo dejarte,
que mis versos al leerlos sólo hablan de ti,
que eres mi sencilla historia,
de ti y de mí se concibe el más profundo amor.

A veces me da gusto pensar en la brisa y llevarte muy lejos,
a un lugar en que las mañanas podamos
encontrar en nuestros ojos,
que en el rostro sepamos reunir todas nuestras formas,
y que la luna nos bese por vez primera,
con ese beso que baja, creyéndonos,
empapado de rocío,

me da gusto escribirte aún más que con los labios,
¡te amo desde que comprendí que te quería!

T de S
MRGC
Namaste

sábado, 1 de marzo de 2014

Como una hoja

Como una hoja


¿De quién es el mundo
que se extiende entre nosotros?,
de tus labios,
cuando me extrañas,
de tu mirada,
cuando me sientes.

De tu boca el poema que puede
reunir todas mis palabras de amor,
y también el silencio,
entre la gente tú sabes que te quiero,
que mi querer es para dártelo,
que no basta con entenderme,
que tú eres la ocasión de mis ojos
para verte,
para vernos.

No soy de esos que esperan,
pero admito que antes de ti
siempre estabas tú,
tú, como si me abarcaras donde el día
y la noche se aman,
tú parpadeándome desde el vacío,
hasta ser sólo esa voz que se llena con mi nombre.

Puede que mi amor te reclame,
lo dejo a tu albedrío,
si mis manos que te anuncian y entonces tú te quedas,
si cuando quieras es para siempre,
y buscas una excusa para volver,
no lo sé,
a veces el amor es un tibio corazón que nos reconoce,
a veces el amor es un momento que se aprende entre sueños,
sin que yo te diga,
sin que tú prometas.

No puedo pensar más que en ti
pero eso tú ya lo sabes,
siempre me llena tu paz,
la paciencia de tu justicia,
el amor que tú me inspiras lo es todo para mí,

tú eres distinta,
dulce en tu trato, me conoces,
me encuentras donde quiera que vaya,
me conmueves,
en ti me tienes,
me dices las cosas que no te digo
y me descubro,
soy yo mismo pero en tu voz.

Hasta el amor tuyo arribo con el amor mío,
como de vuelta a casa,
voy desde mis brazos sabiendo que tus brazos me aguardan,
voy desde mi libertad sabiéndote mi cómplice,
por ti,
mi razón y mi paisaje,
por ti,
mi sangre de hombre asciende a ti sin hacer preguntas.

Es vano aguardar de ti una respuesta,
es más,
si me disculpas esta falsa soberbia
te diré que no la necesito,
tú eres la obra de mi amor,

cuando miro al horizonte es tu mirada,
te deseo,
como una hoja que en reposo claro se abre a ti,
nada más.

T de S
MRGC
Namaste