lunes, 24 de febrero de 2014

Tu melancolía

Tu melancolía

 
Para mis labios basta tu aliento,
para mis ojos tu libertad es suficiente,
para mi piel tu cielo de nubes es todo el motivo,
para mi camino,
sólo tus huellas me pueden guiar.

Por quererte amar,
me abracé con bravía al torrente río de tu alma,
por ansiar la calma,
fui el rocío que abandonan tus olas,
cuando te vuelves sombra en mi arena,
horizonte de estrellas y cantar de mi viento.

Mírame,
tan sólo un momento,
como a los viejos árboles de cercana luna,
tócame con ternura,
acógeme con tu voz,
despierta en mí los pájaros
que supo alguna vez el amor y dame tu calor,
mi boca será el fuego que irá tras de ti,
temblando y en silencio.

Como un puerto lejano,
mi soledad se volverá un sueño,
llegarás en flor y yo me vendré agua,
como un racimo de manos
tu nombre será el norte y el sur,
y marcarás mi ansiedad,
y te desnudarás en lluvia,
y yo pondré una barca amarrada a tu piel,

¡me besarás mujer!,
el hombre que te escribe responderá
por ti hasta tu último grito,

¡y gritarás!,
por cada palabra que reconoces de mí,
tu melancolía.

T de S
MRGC
Namaste