miércoles, 26 de febrero de 2014

Siento que

Siento que

 
Llegaste a mi cuerpo abierto
con tus ojos crecidos de niña,
y con todas tus sonrisas,
llegaste con tus pies desnudos
al sitio de mi amor,
que es mi amor callado,
llegaste,
y mi corazón a flor de piel,
y tu silencio.

Todo eso que tú haces a mí me enamora,
que me devuelvas la mirada,
que tu voz vibre en mi voz
como si me arrugaras el alma,
que llegues a mí compensando mi retardo,
y en tus manos un sueño,
poesía que en mi pecho anida,
llegaste armada con el amor,
y en tus labios el goce inmenso de tu verdad.

Siento que cuando amas el mundo cede,
la sed se sacia,
el fuego se vuelve lágrima
y tú creces.

Llegaste despertándome del todo,
abierta a mi ser,
desde dentro de mí como huyendo,
llegaste como floreciendo,
yo de lejos te esperaba
de frente a mis ventanas,
acaso el amor me sorprenda con sus hojas,
acaso el sol y la luna me miren gentil,
y me declamen tu nombre.

Mi cuerpo abierto te mira brotar,
es como si de mi infancia y juventud algunas cosas
quisiera no recordar, entonces te propongo,
¡comencemos otra vez!,
yo te recibo con un verso y tú serena,
tú eres el buen decir y yo te escucho entre todas las voces.

Siento que converso con la mujer
que siempre fue conmigo,
que me supo desde antes ligero de equipaje,
que en las raíces está ese paisaje
que tus ojos alguna vez fijaron en mi rostro,
siento que te conozco,

definitiva y pura te conozco,
arrojada al azar,
temblando y arrebatada,
rodando al pasar,
sin pensar,
sacudiéndome como a un extraño.

Llegaste como un cincel,
fugitiva,
a mi cuerpo abierto ataste
tus pensamientos y me dijiste
¡soy tuya!

T de S
MRGC
Namaste