domingo, 9 de febrero de 2014

Si fuera

Si fuera

 
Si fuera colores,
pintaría los trazos
del amor y de la voz,
si fuera aire cual escultor,
tallaría las piedras hasta tu nombre,
si fuera una tarde de café frente a ti,
regresaría vez tras vez hacia tu rostro,
para mirarte amándote,
mientras brota un silencio
que crece y nos abraza.

Si fuera ese escrito,
que con palabras fuese al mismo tiempo
suspiros y caricias,
brisas y mariposas,
si mis manos pudieran tomar esa rosa
para ponerla al oído,
y sentir como se arroja el rocío a los pétalos,
si fuera temblor gigante como una ola de viento,
si fuera por un momento los pasos
donde tus pasos me llevan.

Si tu piel murmurara en mi alma
y se elevara como a punto de arder,
si fuera un raudal de sed
y el sol desgarrara las nubes mientras llueve,
si en los labios mis ojos miraran,
si en tus labios el alba se sintiera un beso,
la llama en derredor por besarte y tenerte crecería,
y yo envuelto entre sábanas y tú,
tú, ese balcón que juega a llamarnos,
mirándonos abiertos, despertando.

Si fuera las horas de una lágrima pronta,
como volver los dos a suspirar
formados por el aliento,
si fuera dos cuerpos que son por dos veces,
la noche y la raíz,
el amor y el aprendiz,
el cántaro roto interminable del corazón,
si fuera el amor un súbito florecer de las hogueras,
las calles, los arroyos,
la luna, huellas de pies descalzos sobre el pinar,

si fueras tú, bajo el agua verde de las hojas,
si fuera yo, el hombre que te besa hasta el amanecer.

Si pudiera equivocarme,
si por un instante ser más tonto fuese mi perfecta seriedad,
si la verdad sobre mí no se leyera
y hubiere que imaginar cada instante de mi vida,
si la poesía sólo hablara,

si fueras la mojada puerta cuando desnuda,
el viento en calma cuando te miro,
las ropas interrogando si el nombre tuyo,
si el nombre mío,

yo seguiré llamándote para verte pasar,
prolongándote,
como un deseo lejos de la palabra,
resbalando poco a poco hacia ti.

T de S
MRGC
Namaste