miércoles, 5 de febrero de 2014

Sabor a ti

Sabor a ti


Tus ojos abiertos,
los pies mojados por la lluvia,
tu cabello a merced del viento,

y tus labios,
que parecen ser los únicos que están
donde deben estar,

¡coincide conmigo!

En el lejano cielo de ave su vuelo,
que en despacio soplo nos sueña al soñar,
coincide la luna,
que en su sendero nos piensa,
en el sosiego de las estrellas cuando
las manos bregan por alcanzarlas,
conmigo,
cuando en las noches capturo tantos mundos
a fin de coincidir.

Te buscan mis ojos desde este lado
persiguiendo los tuyos,
quisiera mi voz emboscarte
para que nunca despiertes,
y coincidas conmigo en un poema,
donde el lenguaje silencioso es preciso para decir,
coincide conmigo,
como esa llovizna gris que a las ventanas
parecen sus gotas acariciar,
conmigo,
mereciendo el exceso de confundirnos y ser sólo uno.

Mírame,
y yo me reconoceré en los ojos tuyos,
piénsame, y existiré para que puedas encontrarme,
y si me encuentras sin motivo, háblame,
y sabrás que me conoces desde antes,

conmigo,
y hallarás a ese niño dormido entre las espigas,
y dibujarás una sonrisa toda vez que
cierres los ojos en voz baja,
y así, momento a momento seas la dueña de mis latidos,

conmigo,
hasta que todo de mí hayas descubierto,
el amor mío,
el sol naciente,
el amor que me diste.

A veces siento que eres la mujer a mi favor,
esa voz que no me olvida,
a veces creo que eres esa fiebre que me despierta,
ese frescor,
ese latir,
a veces quisiera coincidir donde nada ocurre,
donde sólo hay nosotros,
donde tú desnuda y yo, con sabor a ti.

Coincide conmigo,
que los pétalos en la cama no florecerán,
que se agotarán por soledad,
coincide conmigo,
y yo seré tu sueño y tú mi viajero,
y tú me dirás TE AMO y yo,
yo sabré que nada falta si coincido contigo.

Coincide conmigo,
que estos versos no tienen palabras,
que tienen miradas,
las miradas de siempre de tus ojos.

T de S
MRGC
Namaste