martes, 25 de febrero de 2014

Para que tú escribas

Para que tú escribas


Para tus mejores versos,
tengo ese manantial de miradas
que te descubre siempre a mi lado,
los labios que buscan refugio en ti,
ese beso que besa hacia tu beso
donde tu alma existe,

tengo el alivio de sentirte,
el diviso que para mí serás,
las manos que son tus manos
de anoche cuando dormía,
tengo el sendero dentro de mi corazón,
y el calor de hogar que te espera.

Para tu mejor poema
tengo la puerta de mi fulgor,
ese dulce tierno amor de anticipación
que se descubre en ti,
esa sucesión de caricias que no pueden
asumir las palabras,

tengo el tiempo que desbarata buscando
los recodos de tu piel,
tengo el vergel hollando las hierbas,
donde tu cuerpo y mi cuerpo rendidos.

Para tus mejores rimas
tengo un camino abierto de hojas,
el lecho donde duermes, donde lees,
el calor de tu sueño,
para que tú escribas me he vuelto dueño
de tu desnudez y de mis silencios,

soy voz de cada gesto,
tiemblo en el aire a por tu encuentro,
soy árbol de tu calma cruzando tu pensamiento,
me ocupo de tu razón,
de las flores y de cada pétalo,

soy el pájaro de tu viento
y el brazo a tu cintura,
de ti la armonía y el instinto,
del amor,
una rendida emoción que la ilusión entrega.

Para tu poesía nueva,
dejo quieto y disperso
todo lo que a todo envuelve,
la libertad,
la fragancia,
el suspiro,
la elegancia,

le doy la bienvenida a los espacios
de amarte como te quiero,
y tú casual,
y yo, ecos que viajan desde el fondo de mí,
que enlazan tu sangre a mi sangre,

¡del aire es el aire de las calles!

Para que me esperes,
yo te entrego la luna
entre las vestiduras de mi nombre,
este poeta hombre sostiene tu mano,
para que tú escribas.

T de S
MRGC
Namaste