martes, 18 de febrero de 2014

Mi musa en sueños

Mi musa en sueños

 
Como sueños de papel
colgados del cielo,
como versos de miel
en terciopelo sus alas,
como la enramada de versos que vibran
en deseos de colibrí,
como la arena vestida que descansa de secretos,
como un corazón de madera que llueve en vago jardín,
y nada más,
atardecida infancia,
aguas que se supieron alguna vez tranquilas,
¡pero ya no!,
una mirada, que tiembla lejana y titila
en un pañuelo blanco,
pasos cansados y un campanar que escapa
de la humedad de los labios,
así mi musa en fragancias,
un gemido desconsolado en grito franco y cenizas,
una aridez que se apiada de la desventura de un dolor,
un cuarto desierto de tarde,
sobre los tejados que sollozan y arden,
un silencio que llega solo y cae y comprende,
como sueños en mariposa,
así mi musa pende de un invierno que la mece,
que se parece al tiempo o a un horizonte sin hojas,
o a una espiga herida de sol,
o incluso al amor,
cuando desata en rosas lo que la boca teme,
así los sueños de musa llegan,
llevándome siempre con ellos muy lejos,
volviendo mi alma un hilo delgado y sediento,
que semeja perderse en una olvidada huerta.

Nunca sabrás mis alegrías,
nunca habrás de enjaular en tus días
mis pájaros de promesas,
porque mía es la palabra que te acaricia y te deja,
como el viento seduce a las nubes,
así la soledad de mi voz,
bajo la rocío luna que aún te espera.

T de S
MRGC
Namaste