sábado, 22 de febrero de 2014

Me lleva a ti

Me lleva a ti


La luna que mis ojos
derraman en mis ventanas,
me lleva a ti,
¡parece como si la tocara!,
como si mi cuerpo en el aroma
de su blanca piel, se desnudara,
como si todo lo que existe fuesen las manos tuyas,

y de a poco me tocas,
y de a ratos me olvidas,
todo me lleva a ti,
mi tiempo es a tu orilla.

Tú decides si ser raíces en mi corazón,
si pensarme todo el día,
si salir a buscarme,
sólo tú sabes que en mis labios se repite tu nombre,
sólo tú comprendes a este hombre,
que te abriga en sus brazos
sin salir a por nada más.

Me lleva a ti ver a esa flor abrirse,
su brillo fresco en el aire,
el paisaje leve que son sus pétalos,
la quietud de su voz que perdura siempre
como un oculto fuego,
me lleva a ti ese pájaro efímero y las hojas,
y el amor que encierra mi pensamiento,
y la realidad más terrible de este mundo,
Tú allá y yo aquí.

Este poeta sabe de impulsos,
por momentos quisiera ser la fuerza que
transforma la distancia en nada,
por instantes quisiera contemplarte,
y llevarte donde el viento se lleva los ruidos,
a mitad del río donde el agua es eco,
a merced del silencio donde el puro amor,
donde un gesto desnudo ensaya tenerte,
y en caricias ser más que un amante,
ese hombre que es la vida,
que propone la medida para que no te vayas.

Me lleva a ti saberte,
desearte en el día,
encarcelar la noche para hacerte dueña,
mirar las estrellas como en un marco,
y entender que ahí está
el resto de nuestra vida. Me lleva a ti soñar con quererte,
querer sentirte,
conquistarte,
descubrirte,
y que entre nosotros crezca la ropa en las mañanas,
y nos propongamos volver más tarde,
para amarnos otra vez.

Rozarte en la ausencia y la nostalgia,
dormir contigo entre palabras,
tus manos como si mis manos,
tus labios, que siempre supieron,
lo que no dices,

¡todo me lleva a ti!

T de S
MRGC
Namaste