sábado, 22 de febrero de 2014

Igual que un poeta

Igual que un poeta

Igual que un poeta
que se refleja en los árboles,
o como el viento que asalta el follaje
y su cuerpo se reinventa,
igual que el alba cuando abre los ojos
y transparenta,
así vibro detenido en ti,
así mis alas derraman en todo tu espacio,
así desnudo,
siempre tu aire.

Igual que abrir las puertas a un suspiro,
esperando la mirada
igual que el silencio,
igual que tu nombre y mi nombre
esparcidos por el suelo,
como el poeta cuando se obstina
en llegar secreto y despertar en goce,
así cada cosa la engendro por ti,
despojado,
sintiéndote en los labios,
así creces en mi sed,
tú subes desde lo más hondo de mí, me habitas.

Como el grito que contra un muro
el poeta despierta en su piel,
igual que el vergel que el sol acaricia,
que se desvive roído siempre repetido,
igual que el camino entre irse y quedarse,
así estás de cerca,
así de inalcanzable,
así como mi Tinta de Sangre,
me miras, te miro,
nos miramos.

Así de casual e indiferente como un espejo,
así el poeta cuyo reflejo es una pausa y su vértigo,
así de disperso el tiempo cuando te siento,
te dibujas en el cielo,
te pierdes en la luna,
te convocas al destierro y vuelves en revuelo
de hojas y de lluvia,
y el poeta toca tus hombros y tú desnuda,
y el poeta te busca,
siempre te busca por buscarte Poesía.

Así la cima que detiene su vuelo,
así el poeta que en cenizas toca tu pecho,
y tú despiertas encendida,
y tu mundo cede ante una ingenua pregunta,
¿me amas?,
insisto, ¿me amas?,
y el poeta se acerca a tu cara y te besa,
y el poeta deja su pasado,
y el poeta, como sus manos,
te toca sintiéndote un sueño.

Igual que un poeta que enamorado
vuelve como la aurora y el ocaso,
igual donde todo acaba y empieza
como un profundo cielo que imita,
así mi amor que cuenta esta historia,
de un infinito último verso,
de una palabra que no se resume,

así el poeta no tiene fin,
y yo te amo,
de todas las maneras que valgan.

T de S
MRGC
Namaste