martes, 18 de febrero de 2014

Derramaré mi boca en ti

Derramaré mi boca en ti

 
Derramaré mi boca en ti
con el propósito de besarte,
la derramaré en silencios,
como un ave en pleno vuelo
y sed de conquista,
cuando el nombrarte sea insuficiente
y tu nombre sepa herida,
y el sol se vuelva rincones de tu piel y de mi cuerpo.

Derramaré mi boca en ti
cuando mis labios sean un manantial urgente,
y el deseo un espejismo de penumbra en gritos,
y gemidos de follaje en llanto,
la derramaré en gajos de espera,
en la sed erecta de los excesos,
cuando gires en torno a mis cielos
en un suspiro gesto de hilos,
y en mi camino se anegará tu esperanza,
y te sabrás descalza,
y me sabré dubitativo en tus ojos.

Derramaré mi boca en ti
y quemaré los sueños en tempestad de mi rostro,
las horas se volverán un animal doliente
de prófugo vibrar y arena oscura,
y te abrazarás a las dudas de un amor
que no comprendes,
tú te entregas y no me tienes,
tú te vas y yo voy tras de ti.

Derramaré mi boca en ti
y serás la lluvia de un sueño páramo,
querré ser el remanso de tu sexo
en rocío y tú me pedirás río,
torrente caudal en caricias,
insaciable sabor que no cambia,
derramaré mi inocencia en tu alma,
y desnudo casi blanco te diré TE AMO.

Derramaré mis manos en ti,
hecho del tiempo,
perdido en agua.

T de S
MRGC
Namaste