viernes, 31 de enero de 2014

Y así mi poesía

Y así mi poesía


Le demando al amor un sueño,
un solo sueño que repita siempre
un mismo nombre,
que me conozca hasta encontrarme,
que no se salve ni ahora ni nunca sin mí.

Le demando al amor
un amor que sepa amarme como nadie pudo,
que busque refugio en mis párpados,
que descrea de los pecados,
¿quién dice que es prohibido grabar
en la piel lo que en el alma ya existe?,

le demando al amor el silencio de anoche mientras dormía,
y sentir así, un amor así,
muy dentro de mi corazón.

Le demando al amor toda mi intimidad,
la costumbre de mi cuerpo,
el asumir las palabras que al mirar abrazan en el aire,
le demando al amor un amor implicado,
caminar de la mano a la orilla de la vida,
arrojar la quietud a la última vez,

le demando al amor, lentamente,
algún respiro en mi pecho apoyado hollando las hierbas.

Le demando al amor un amor apegado,
escuchándole latir,
un amor aprendiz que turbe mi aliento,
un amor que no me suelte,
que resbale intensamente por mis brazos,
un amor a mi costado,
del lecho donde duerme hasta el borde mismo de mis labios,

le demando al amor su rostro,
su bello rostro y desnudo,
y que abriendo sus ojos de amor entero
me recorra con la mirada, amándome.

Le demando al amor una voz un minuto después,
que se enreden nuestros pies,
que en el río de su pasión me reciba,
que tenga el impulso de sentirse virgen
y no tema pedirme,
¡ámame otra vez, ámame todavía!,

le demando al amor que sus olas me alcancen la conciencia,
para que estalle en mi boca una palabra,
una sola palabra,
su nombre,

y así mi poesía,
aurora y ocaso,
como un mar interminable de un mismo espejo.

T de S
MRGC
Namaste