miércoles, 8 de enero de 2014

Una señal

Una señal

 
Así como la luna extraña
al sol que la desnuda,
que con sus brazos de ternura
la despoja del velo del sueño
y la despierta,
así, como esperarte diciéndote
que no te espero,
o como la medida de mi amor viajero
que es tu corazón entero
y mi silencio,
así te extraño pero no lo digo,
porque te quiero.

Así, como las cosas que nunca pido,
pero sugiero,
un amor tan eterno como el cielo,
un año entero de otoño y hojas secas,
una lluvia ardiente que me acaricie,
un aire libre, como tu boca cuando me besas,
así, y que me sigas deseando cuando ya
los suspiros se han quedado,
cuando la distancia es tú allá y yo aquí,
y ambos deseando,
así te siento pero no lo digo,
porque te quiero.

Así, cuando todo acaba
en el agua que llevo dentro,
y las preguntas me llevan a pensarte,
y pensarte es acariciar el viento,
vaya este caminando o en bicicleta,
así, cuando las puertas abiertas
ruborizan de inocencia,
y te encuentro puntual en el recuerdo,
y se detiene el tiempo afuera del mundo,
y los murmullos tienen una paciencia
que sabe a promesas,
así te sé en mi pecho al acecho de mis labios
pero no lo digo,
porque te quiero.

Así, como ese caballero que tú ya sabes
que tiene un deseo,
encontrarte en el camino de regreso,
tomar tus manos y quererte otra vez,
otra vez, como ese querer sinuoso
que ondea en la luna
mirando lentamente,
y acaricia callando,
y calla mirando,
y mira soñando no tener tacto para ser en ti
toda una sola caricia,
así imagino continuar en tu piel y
ser tu intimidad pero no lo digo,
porque te quiero.

Porque te quiero te pido que te vayas,
aunque ruegue porque ansíes
despertar junto a mí,
porque te quiero te digo que
no importa si te callas,
por más inmensa la ráfaga
de besos que te ofrezco,
porque te quiero no encuentro
la manera de estar contigo,
aunque es implacable mi amor
y mi vida posible a tu lado,
porque te quiero tienes razón,
soy todo pretextos,
mis ojos te miran, te pintan, te convierten,
no se cansan de mirarte,
no se cansan de tenerte,

porque te quiero soy el hombre que se está haciendo,
que tiembla de coraje como tantas palabras,
soy esos primeros ojos,
eso primeros pasos
que tan sólo te quieren encontrar.

T de S
MRGC
Namaste