lunes, 20 de enero de 2014

Tropiezo

Tropiezo


Sin querer tropiezo cuando te veo,
es que te quiero como a ninguna,
cuando me miras,
cuando me tienes a cada instante
prendado de ti,
y me respiras,
y sin querer tropiezo con tu voz
que a mi pecho derrumba.

¡Que me aconsejen mis sierras
qué es lo que debo hacer!,

si tropezar vez tras vez,
cuenta de así mi querer,
si ser tu último paso y el primero,
y ese rincón donde el sol se
oculta enamorando a la luna,
y mientras tanto yo tropiezo por quererte,
y así mi amor, y
la prontitud de mi sangre.

Sin querer tropiezo en todo tu aire,
en tus ademanes que ansiosos de
quererme se ahogan en el silencio,
y yo tropiezo,
y tú me miras de principio a fin y piensas ...
¡pero que chico más tonto!,
y yo tropiezo,
¡es que son tantos los besos ahí parados en el suelo!,
y tu boca,
y mi boca,
y yo tropiezo.

Sin querer tropiezo con el valor de dos pasiones que se debaten,
el arrullo de humedades en tiernos cauces,
ese querer tenderme ahí para de ti enamorarme,
es que tropiezo con las puertas de par en par
como si en ti el mundo entero,
es que tropiezo en mi habitación y en tu jardín,
alrededor de tu piel y en mis sueños,
es que tropiezo en ti.

Sin querer tropiezo con el mañana,
ese único mañana que tiene sentido si va de tu mano,
ese universo que me vuelve más claro,
más calmo,
ese contigo mientras tú quieras y yo tu cuerpo,
es que tropiezo con ese tiempo abierto
que es sólo de dos,
es que tropiezo cuando tú te acuestas
y te conozco,
es que desde siempre estás dentro de mí.

Sin querer tropiezo
con el caprichoso azar
de nombrarte sin nombrarte,
sin querer,
así tropiezo,
es que todas tus palabras en mí se entreveran.

¡Por decirlo de otro modo,
todo pasa sin querer pasar!,
y yo tropiezo.

T de S
MRGC
Namaste