lunes, 27 de enero de 2014

Sólo puedo pedirte

Sólo puedo pedirte


Sólo puedo pedirte me esperes,
en el rincón en que el poeta es el ocaso,
abiertas tus manos en las inmensas noches
en que a los sueños esperas como a otra lluvia,
¡mira la luna!,
ella sabe de flores que florecen,
del momento del último beso,
para que este poeta pueda escribir
en ti nuevos versos,
¡sólo puedo pedirte me esperes!

Sólo puedo pedirte elijas,
si caminar de mi mano o fundirte en mi alma,
si el amor para ti es hacerlo,
o como a mí me gusta,
te prefieres aprendiz de eternas caricias,
si los besos no son besos con los ojos abiertos,
si mañana es demasiado inseguro y elijes quedarte,
¡sólo puedo pedirte que me aprendas!,
que prefieras volver,
que no pretendas cambiarte.

Sólo puedo pedirte hoy,
que no hagas planes,
que no apresures nada,
que vivas conmigo de instante en instante,
¡la vida empuja, ya lo sé!,
pero vayamos despacio,
con la alegría de quienes saben, el qué dirán
no tiene mayor objeto,
pensando en ti y tú en mí
como ahora pienso,
¡sólo puedo pedirte ser un hombre y mujer, así,
como te escribo estas palabras!

Sólo puedo pedirte calma,
y que tu destino esté en todo lo demás,
porque tus manos son mi amor,
y mi amor es ese TE QUIERO que siempre te mira,
y la boca tuya,
y la boca mía,
¡sólo puedo pedirte me quieras como si
me tocaras el corazón!,
como si tus labios me golpearan,
como si tus ojos me soplaran y a la orilla del mar,
y nuestras sombras recostadas,
y me dijeras TE AMO.

Sólo puedo pedirte me llenes,
como si fuésemos cayendo,
como si nuestros nombres fuesen estos pasos
que jamás se detienen,
con la mirada verde puesta en las hojas,
con el agua tendida,
como quien le echa rosas a un arroyo que pasa,
¡sólo puedo pedirte, ni imposible ni lejana!,
que con alas de viento,
intenso y poesía,
seas mi vida, mi cómplice, mi sentimiento.

Sólo puedo pedirte me esperes,
soy semejante a un pájaro,
mi libertad es lo más bello que tengo.

T de S
MRGC
Namaste