lunes, 27 de enero de 2014

Por si un verso mío

Por si un verso mío  

Deja abiertas las ventanas
por si llegase un verso mío,
y que un frágil silencio te desnude
mientras es tenue la luz y me buscas con tus manos,
deja que un beso viajero te robe la sonrisa,
y ligeros dedos sean en tu rostro,
como brisa.

Por si llegase un verso mío,
deja de mirar lo que miras,
que tus ojos se eleven prolongados en
entera libertad, cual si fueras mía,
que tu cuerpo anhelante esté
como íntimo peldaño,
que tus labios palmo a palmo me procuren,
quiero ser la causa de tu amor.

Por si un verso mío se volviese poema,
deja de par en par tus deseos y permite que te toque,
como el día a la noche con sus rojos párpados,
como un gemido desgarra cuando de nuevo el alma despierta,
deja que todo por un momento se detenga,
el amor arrebato,
las exigencias,
los ofrecimientos,
déjate estar y tiembla.

Deja que un verso mío te espere
y te cubra con su manto,
que por quererte tanto se venga los árboles
de tu pasión, de tu gozo y de tu euforia,
deja que el viento llegue primero a tu pelo,
que flote en tus mejillas en reflejo,
que por tu piel trepe dulce y atrevido,
deja que un verso mío se transforme en tu amante,
deja que un verso mío te retenga.

Por si un verso mío se quedara en algún recuerdo,
cuando llegue el momento,
aférrate a mis manos,
cesará la luna de llorar cuando me sientas a tu costado,
oirás en breves pasos mis ojos,
mi boca sin haberte tocado,
¡deja que un verso mío te reconozca!,
encontrarás al hombre que te besa,
volverás a tus sueños,
murmurarás mi nombre y me sabrás.

Por si acaso tenme junto a ti,
por eso deja un verso mío en tu regazo,

¡aún no somos uno,
deja que un verso mío sueñe despierto a tu lado!

T de S
MRGC
Namaste