jueves, 30 de enero de 2014

Enamorándome

Enamorándome


Tú sabes cuando te miro,
la mirada de mis ojos te busca
de la mañana a la noche,
tú sabes de mis arrebatos
cuando me asomo a tu cuerpo despacio,
cuando me encuentro en tus labios,
cuando te llevo a los ojos míos
en clara entrega,
tú sabes de mis caricias,
es sencillo mirarte,
simplemente te miro enamorándome,
para seguirte mirando y así.

Cuando te miro,
yo solo desde mí,
el alma mía te la dedico,
te invento a fuerza de amante
y me adentro en ti como quien llega sin prisa,
y te beso mirándote
sin rechazar mis sueños,
porque te miro sabiendo que no te irás,
que no me iré,
que somos uno en el otro, un amor,
que se permite soñarse.

De mirarte de amor,
me siento como una ventana abierta
que se aventura a los árboles,
no soy pájaros,
no soy ramas pero vuelo,
cuando te miro vuelo
como agua que serenamente se revela,
que sabe de hojas secas,
que es murmullo de estrellas
y tantas, tantas palabras que aún esperan,
porque te miro y te tengo aquí en mis labios,
porque te miro siempre más,
desde que mi amor está libre
y me fue de ti enamorando.

Tú sabes de mi mirar,
los cielos son iguales,
se repiten las distancias
pero tú y yo nos sabemos,
nos queremos juntos y nos miramos,
nos llenamos de abismos para poder encontrarnos,
nos miramos despacio, somos náufragos.

Bien sabes cuando te miro,
me distraigo de lo que dices,
no te pienso,
te miro,
y al mirarte te espero más allá
del mero acto de esperarte,
porque al quererte no quiero más que verte,
entonces no te quiero,
porque te miro,
entonces me quedo, enamorándome.

Enamorándome estoy en este lecho
de tiempo sin medida,
pidiendo el límite de tu nombre,
al borde de ti esperando
seas conmigo,
porque te miro,
porque te miro despacio,
porque te miro sin haber puesto nunca mi rostro
a descansar en tu regazo,

y yo te miro,
y abiertas todas las flores aquí alrededor.

T de S
MRGC
Namaste