viernes, 17 de enero de 2014

En trazos

En trazos

 
Mis primeros trazos disparan deseos,
y te miro desnuda,
cerca de mi corazón.

Hoy quiero soñarte lo que sueño en ti,
con mis ojos sobre tu pecho,
quiero aparecerte a falta de mi voz
vestido de ramas,
y ser como ese viento que tarda,
o como el cielo tan bello,
o como la fina hierba cuando tú
acaricias descalza,

hoy quiero darte mi amor,
como cuando al campanario llegan las cigüeñas,
hoy quiero ser la siembra de tus manos.

En trazos hago la noche,
mientras la luna altiva brilla en tu piel,
en trazos oigo la fuente que tú miras,
la dulce melodía de tu juventud,
y ligero acaricio mi alma alentándola
vagar en tu alma,
y contínuo me conduzco al laberinto de tu lado,
a tu figura plácida,
a la ventana de tus ojos que es toda mi armonía.

En trazos busco respirarte lentamente,
buscando cada recodo de ti,
como la lluvia de Abril a algunas hojas verdes,
en trazos como la corteza,
me habito de tus párpados trepando a tus cabellos,
en trazos me convierto en tus orillas,
donde tú descansas los brazos,
donde tú pareces perseguir piedras.

En trazos te miro
como miran los poetas que aman,
con palabras envueltas de años,
como una antesala que exhala y exhala suspiros,
en trazos, como las flores de un balcón florido.

Eres como un libro temprano a mi fragancia,
avivas el fuego de mi silencio,
me haces tu caballero.

¡Este poeta al escuchar los ecos de la tarde,
te escucha!,

¡este poeta surca cada arribo por amarte!

En trazos, mi amor,
así como tu cuerpo,
que parece acostumbrado a mi mirada,
así como el tiempo absurdo que nos separa,

en trazos,
como mi boca, mis ojos y mis manos,
a por tu boca, tus ojos y tus manos.

Disparo deseos,
te miro incansable,
¡tú me gustas toda!

T de S
MRGC
Namaste