miércoles, 22 de enero de 2014

Desde mis palabras

Desde mis palabras

 
Que te enredes en mi viento,
que la luna sea ese sentir errante
cuando me acaricias
y te desnudas en versos,
que persigas mis días,
que te cuelgues del ocaso
y como un barco anclado
en el muelle,
esperes por mí,

que amanezcas en mi alma,
que suene a lo lejos tu mar como
desgarrando el horizonte,
que repitas mi nombre como
quien ama lo que no tiene,
que te atrevas en tus sueños y
me mires a los ojos,
tus ojos de luz arrollados en hebras
de juegos de sol y armonía de nubes,

que te acerques a mí,
collar de olas, delirio de espigas,
que me envuelvas heredera de fuego
y crezcas en mis racimos de noche,
que seas el deshoje de mis miedos y
que una vez gires en mis cielos y quieras,
que mis estrellas te besen tantas
veces como tantas el infinito,

que sientas mi rocío en gotas en tu alma,
que no estés conmigo pero sin embargo estés,
en mi voluntad de pinos,
en la poesía que se quiebra cuando
el crepúsculo cae y los pájaros, mis pájaros,
se vuelven padre y madre de la esperanza
que sueltas en sangre,
que tu voz atardezca por todo lo que no has dicho,

que una mañana viajera y adiós,
derribes mi corazón y me digas TE AMO,
suave como el último suspiro de otoño.

T de S
MRGC
Namaste