sábado, 11 de enero de 2014

De un tiempo

De un tiempo

 
De un tiempo a esta parte me cuesta
trabajo no amarte,
a los pies de mi cama,
noche tras noche
abandono la piel de la voz que te nombra,
como una sola gota que el corazón desahoga,
así te siento,
con tu mano en la mía
sin que nada me digas,
así te miro,
así te encuentro.

De un tiempo a esta parte te veo
y te miro por la ribera de mi hombro,
¡mis ojos no caben donde quisiera tenerte!,
y te asumo por los rincones,
y te respiro en cada ademán,
eres el principio de mis labios,
los besos que tantas veces se quedaron sin besos,
¿cómo no amarte,
si somos hombre y mujer al acostarnos?,
nos hacemos.

De un tiempo a esta parte
siento que ya no puedo volver,
necesito de tus manos en caricias,
de tu amor cómplice,
de tu boca que me quiere porque soy,
necesito el hoy de tu rostro sin que me pidas permiso,
necesito quererte sin más,
sin callar, libre como el viento,
¿cómo no amarte si basta con que me toques el corazón,
para que ruedes en mis sueños
como agua,
como hojas de otoño,
como el silencio?

De un tiempo a esta parte
un ruido me quema,
el de tus pasos,
entre las ramas de los árboles y la lluvia,
el de tu pasión cerca del mar,
al borde de las olas,
el de tu atardecer,
cuando la noche aún cae en duda
y te me insinúas, recostada,
rodeándome incesante,
el de tus ojos abiertos y grandes,
invitándome a llamarte,
desde la cima mordiéndote, soñándote.

De un tiempo a esta parte
necesito más tiempo para poder amarte,
tiempo blanco de tu piel cuidada,
tiempo rojo de tus labios encendidos,
tiempo verde de tu inocencia vírgen,
tiempo oscuro, para descubrirte en las sombras.

De un tiempo a esta parte
me cuesta trabajo no amarte,
¿cómo no amarte,
si me haces falta todo el tiempo?

T de S
MRGC
Namaste