viernes, 3 de enero de 2014

De pronto

De pronto

 
¡Sé que existes,
porque aún estoy aquí!

Aquí,
esperando me desnudes
el alma y me ames,
saberte aquí,
reclamándome el amor
que te espera,
tu sueño aquí,
reconociéndote tibia,
entregándote mi corazón sin excusas,
aquí, haciendo las cosas
que tú haces y pensándome,
y yo pensándote y recordándote,
aquí, donde sólo tú puedes,
donde mi sangre.

Al borde mismo de mi lecho estoy,
un despacio soplo me mira,
me mira como si la orilla fuese tu cuerpo,
me habla como si pudiera medirte en palabras,
me toca volviéndome entero,
desnudo de ansias y besos,
me abre, como si los ojos puestos en ti
te recorrieran hasta tus formas,
hasta tu última forma descifrando tus secretos.

Aquí tú y yo hacemos lo mismo,
nos quedamos quietos y nos buscamos,
nos encendemos,
nos volvemos furtivos amantes y exactos,
nos perdemos para ignorarnos,
somos deseo desbocado
y la sola evidencia del sol y de la luna.

Contigo todo es más fácil,
la espera es un suspiro,
la distancia es el de pronto
de la noche y te siento,
te siento creyendo todo saber de ti,
te siento mirando el cielo,
quizá por el resto de la vida,
te siento mientras te espero,
y me encuentro porque te llevo dentro,
te siento en mi media voz,
como ese amor que de pronto
llega cuando te siento.

Como si te robara un pensamiento,
imagino me dices ... "extrañándote,
dile a ese ser que adentró en mi vida,
que busco su compañía en estos momentos",

¡mi compañía!,
te entrego mis manos rodando a gotas,
te doy mi agua para tu espalda
humedeciéndote toda,
mi aire lento desde tu boca,
y el extenso verso que te habita
desde el corazón hasta los labios,
te doy mis párpados a fuerza
de mirarte y mirarte,
te doy el entonces para estar junto a ti,
y el amor,
para amarte y sentirte a mi lado.

Aquí mi mirada es larga,
te recibo.

T de S
MRGC
Namaste