viernes, 10 de enero de 2014

Cuando te necesite a mi lado

Cuando te necesite a mi lado

 
Cuando mis cielos vulneren
ante tu ocaso de sombras,
cuando dentro del verde muera
la esperanza del rosal,
cuando por quererte
amar yo pueda,
mirarte con mis brazos,
tocarte con mis ojos y besarte,
con la urgencia de mis labios cuando,
cuando te necesite a mi lado,

cuando dos pañuelos no alcancen
a cubrir la sangre de mi herida,
cuando por saberte querida,
una paloma de vuelo blanco sea
el niño de mi padre que llora,
cuando una lágrima de
aurora descanse en tu puerta,
cuando vuelva mañana aguardando
la noche para volver a tenerte,
a la hora de mi muerte,
cuando te necesite a mi lado,

cuando la calle me arroje a veredas
donde nadie ya pasa,
cuando la flor del valle sea un diamante de carbón,
una mera ilusión de dar lo que jamás pudo la leña,
cuando entre sueños y nanas mi piel se vuelva agua,
como la ría larga de puerta pequeña y coral de luz usurpado,
cuando todo parezca nada y me priven de la mirada,
cuando te necesite a mi lado,

cuando este poema se vuelva rayo de sol olvidado,
cuando el amor un marfil,
tan frío y fino como elegante,
cuando mis manos un pescador
de jóven trigal que se atreve,
cuando dos hojas lluevan dos veces
las huellas de luna al alba,
cuando un medio mar se venga solo
de un medio rostro que lo llama,
cuando el fuego un sembradío
y una dulce guarida el viento,
cuando gire mi pluma entre ni tanto ni siento,
cuando te necesite a mi lado.

Cuando te necesite a mi lado,
yo naceré azul y audaz de sentimientos,
vestiré flores de dos soles,
con dos manos romperé las piedras y me verás
marino entre las hierbas,
sin corona glorificada,
sin ramas ni árbol, desnudo,
seré el aire puro de tu aliento,
las mudas promesas que retozan a tus pies,
cuando yo te necesite mujer,
cuando te necesite a mi lado.

T de S
MRGC
Namaste