miércoles, 29 de enero de 2014

Conversando con Borges

Conversando con Borges

 
"Sueños del tiempo
son también los otros" (Borges),

como otros los días en que mi aire y tu nombre
desnudan al mundo,
a veces me duermo en tu cariño
y quisiera no despertar,
para luego volar hacia tus labios
y ofrecerme completo,
para que tú,
solamente tú con largos besos,
puedas confesarme que desespera
tu alma por amarme.

"A cada instante de mi sueño o de mi vigilia,
corresponde otro de la ciega moneda" (Borges),

es que dando vueltas a mitad
de tu corazón está mi voz,
que aspira a tu juicio pero no se declara,
voz febril donde mis labios tiemblan,
boca que escribe prefiriendo la tibieza,
momentos de despobladas palabras
entre puestas de sol y albas,
de frente a la fuente de tu genuina piel,
como un Quijote que la tierra respira
y sin embargo, solitario.

"En la tersura del agua incierta
o del cristal que dura, me buscas" (Borges),

y yo a ti. Este lugar tiene el papel y la hora
de la nueva luz que nos mira,
somos tú y yo la forma que se prolonga
hasta alcanzar el mar,
vagamos cubiertos de silencios,
llevamos en los ojos los gritos de los árboles,
a nadie permitimos ver el tiempo,
él reposa a nuestro lado esperando despertar en caricias,
él nos desafía, quiere darnos afecto y calma
una vez que la luna esté distraída.

"El sueño, la rutina, el sabor del agua" (Borges),

al parecer todo conspira,
yo sé muy bién que juegas a la inocente mirando la vida,
tú sabes también que TE AMO,
soy quien roba a tus noches la quietud
con suerte honesta o deshonesta,
¿quién lo sabe?,
a veces sólo un tenue aroma queda entre nosostros,
poema que habrá de ser leído resbalando por las ropas,
a veces al besarnos en la boca dejamos alma,
cuando el sol aún suspira por la noche.

"El patio es el declive por el cual
se derrama el cielo en la casa" (Borges),

y que te piensa pensando las cosas y el mañana,
como yo, que caigo sin cesar a tu pecho,
a tus ojos, a tus manos,
como yo que callado me impongo la forma de tenerte,
confiscando flores,
resonando ecos,
soñando con escritos que van desapareciendo
a medida que te encuentro.

"Sólo tú eres. Tú mi desventura y mi ventura,
inagotable y pura" (Borges),

tú, porque eres presente,
mi constante desvelo,
mis lugares imprevistos,
tú, el mismo universo de mis mismas estrellas,
mi cauce definitivo.

¡Nada comprendo si no puedo
robarle poesía a tu mirada!

T de S
MRGC
Namaste